portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Syberia 2
  • Fecha de salida: Abril de 2004
  • Desarrollador: Microïds
  • Distribuidor: Virgin Play
  • Plataforma: PlayStation 2
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Syberia 2 en amazon.es con grandes descuentos!

Syberia

La última puerta

Tras una larga travesía, por fin Kate y Hans alcanzan la costa de Syberia. En cuanto atracan, Hans se baja del barco. Kate trata de seguirlo. Se dirige al camino de la izquierda y, tras bajar unas escaleras, va al fondo, hasta un pasillo natural formado por unas paredes escarpadas. Al final del camino, una gran puerta impide el paso. Junto a ella Hans está a la espera de que Kate consiga abrirla. La abogada tira de una palanca situada junto a la puerta y consigue hacer descender una rueda similar a la que utilizó en el vehículo de Romansburg. Ahora entiende por qué los youkol le insistieron en que recogiera al youki. El animal se encuentra en el pequeño camarote del arca, pero está hibernando. Para despejarlo, Kate debe recoger unas espigas azules que crecen al comienzo del pasillo que lleva a la puerta de Syberia. También verá allí, entre las hierbas, una losa de piedra que recogerá. En cuanto le acerque la espiga azul al youki, el animal se despertará. Con él a su lado, lo lleva hasta donde está Hans y, una vez dentro de la rueda, consigue abrir la última puerta de la aventura.

La llamada a los Mamuts

En cuanto la puerta se abre, Hans se levanta de su asiento y continúa su camino como si Kate no existiera. Algo molesta, la abogada, en lugar de seguirle, se dedica a explorar la parte de la isla a la que ya tenía acceso. Así, yendo por el camino de la derecha desde el barco, llega hasta unas escaleras que llevan hasta un puesto de vigilancia. Allí descansan los restos de un vigía que, al tocarlos, se desmoronan. Del cuello del hombre colgaba un medallón youkol que Kate recoge. Por otro lado, sobre un arcón cerca de un pequeño refugio hecho con cañas y ramas, Kate encuentra otras tres losas con extraños grabados. Más calmada de su enfado, decide reunirse con su amigo más allá de la puerta de Syberia.

Hans se encuentra en lo alto de un mirador, admirando el paisaje. Según él, para que los mamuts aparezcan, sólo tienes que llamarlos. Kate, dispuesta a ayudar a su amigo, se dirige a la izquierda del mirador y encuentra un extraño aparato que parece emitir sonidos. Sin embargo no es capaz de hacerlo funcionar. Por el otro lado del mirador, en el suelo, descansa otro artilugio. Al acercarse, Kate comprueba que se trata de una rueda similar al medallón youkol, con la diferencia de que le faltan cinco losas (las cuatro que lleva encima y una quinta que está en la parte superior izquierda de la rueda). En lugar de basarse en el medallón como referencia, la abogada se da cuenta de que cada losa encaja perfectamente con su hueco correspondiente, por la forma en que están fragmentadas. Una vez que coloca cada pieza en su lugar, gira la manivela del extraño aparato situado sobre la rueda de piedra y, tras un montón de arena sobre el centro de rueda, aparece una llave youkol.

Con la llave, Kate vuelve al artilugio para hacer llamadas. En el panel lateral, en la parte inferior, inserta la llave y consigue abrir un segundo panel repleto de los extraños símbolos del medallón. Seguidamente, quita la llave del orificio en el que estaba y la inserta en el segundo agujero de la última fila. A continuación, gira la rueda situada a la derecha para orientar el tremendo altavoz y después se centra en la serie de tubos de la izquierda. Se trata de colocar seis orificios en una determinada posición. Para hacer sonar la melodía compuesta, Kate sólo tiene que tirar de alguna de las palancas horizontales situadas a la derecha de los tubos. Tras tratar de hacer memoria, Kate recuerda haber visto un par de murales con la descripción de algún evento social y un código asociado en la bodega del arca. Uno de esos eventos era la llamada de los mamuts. El código está expresado en asteriscos, puntos y vacíos. Tras hacer varias pruebas, Kate deduce que el asterisco significa dejar el orificio abierto, el punto, orificio a medio cerrar y el vacío, orificio cerrado. De esta manera, la combinación que tiene que introducir para la melodía de los mamuts es (de izquierda a derecha y de arriba abajo): Abierto, Semicerrado, Abierto, Semicerrado, Cerrado, Abierto.

De esta manera, Kate consigue que Hans alcance su sueño.

« El Mar Ártico | Romansbourg »

Guía cedida por Minotauro (http://www.laberintominotauro.tk/).
Última Revisión 26 de junio de 2004.