portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Simon the Sorcerer 2
  • Fecha de salida: 1995
  • Desarrollador: Adventuresoft
  • Distribuidor: Adventuresoft
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Simon the Sorcerer 2 en amazon.es con grandes descuentos!

El Ladrón

Tras levantarme del golpe, me di cuenta de que no tenía nada. Cogí un trozo de una pala que estaba allí tirado y vi mi Blandimoco. Al intentar cogerlo, un tipo se abalanzó y lo cogió. Se negaba a devolvérmelo, así que, en vez de darle dos buenas ostias como mandan los cánones, decidí engañarle. Me hice con una toalla, por si acaso. Lo primero era saber dónde estaba y, lo más importante, si había nativas dispuestas a todo por un trozo de pala. En la selva, me encontré a un niño, lo cual era una señal nefasta si había mujeres, al que le di un globo. A cambio, el buen chaval me dio una concha. También encontré un palo de madera que encajaba perfectamente con mi trozo de pala. Seguí hasta una tienda de café, donde cogí, afuera, un perro. Entré dentro y pedí un poco de café, quedándome dormido. Al despertar, pedí más café y seguí mi camino hasta hallar un generador, más allá de una herramienta de tortura. Allí, puse al perro a correr para dar energía a la máquina de tortura, la cual encendí de un modo sádico. Estaba descubriendo mi lado más oscuro, por lo que me fui al comerciante y, tras coger un silbato, le pedí salmón y unas pastillas de cafeína; éstas sin embargo, no me podía dar.

Abajo, fui hacia un juez con el que hablé para participar en un concurso. Usé el silbato y el perro encendió la máquina de tortura, haciendo gritar al torturado que, como buen chico, me dio el grito para ganar el premio. Me dieron tres bungas, las cuales di al comerciante para las pastillas de cafeína. Ahora era el momento de ir a por el ladrón. Hice un agujero en la playa y puse la toalla y encima la concha, un buen reclamo. Le di la noticia al tipo y cayó en la trampa, pudiendo coger yo mi Blandimoco que tanto me había costado conseguir. Ahora tenía que volver a donde Calypso. En una cueva, hallé una botella y un genio, al cual metí las pastillas y el café dentro de la botella. Sin resaca, el genio me concedió el deseo de volver a la tienda de Calypso.

Volví donde Calypso, quien me comunicó el rapto de Alix por parte de los esbirros de Sórdido. Decidí que iría tras la joven, quizás me concediera algún deseo "oscuro". Tras las palabras con el mago, un ser apareció y me llevó al lado de Alix: en una prisión sin posibilidad de escape.

« Los Piratas | La Maldad de Sórdido »

Solución realizada por SkaZZ el 15 de noviembre para Zonadictos. Es que me aburría, así que me puse a jugar al Simon the Sorcerer 2 con voces y aquí estoy, haciendo esta guía. Cosas de la vida, ¿no?