portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ripley's Believe It or Not: The Riddle of Master Lu
  • Fecha de salida: 1995
  • Desarrollador: Sanctuary Woods
  • Distribuidor: Sanctuary Woods
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Inglés

¡Compra Ripley's Believe It or Not: The Riddle of Master Lu en amazon.es con grandes descuentos!

Danzig, Alemania

Al llegar a Alemania, recibí algunos mensajes más y cambié mi moneda a marcos. Más tarde, un taxi me dejó en un castillo, donde mi primer contacto fue un jardinero. Luego fue el hijo del barón en el salón, con quien tuve un gran rollo hasta que se marchó, dejando un billete antiguo encima del sofá que pronto desapareció entre mis manos. Salí y hablé con un mayordomo sobre el castillo original, consiguiendo más información. Luego, entré en la sala de billar por una puerta en forma de as de picas. Dentro, cogí, en un cajón de un escritorio, unas llaves, un sobre y un sello. Leí el sobre y cogí, además, una bola de billar. Después presté toda mi atención a un cuadro de Neptuno, donde hallé una ranura. Hay tendría que encajar algo, pensé.

Abrí dos armarios con la llave y en uno encontré una baraja de cartas, cuyo as de picas metí en la ranura y luego pulsé un interruptor. Aquello desveló un compartimento secreto, donde miré una caja secreta y me hice con un puro. Después, usé el ventilador, la rejilla y una bola de billar en su interior. Finalmente, pulsé un botón negro con forma de as de picas, cerré el cuadro y, al toquetear la mesa de billar, hallé unas escaleras secretas por las que bajé.

Me parecía increíble que el barón pudiera tener un laboratorio secreto ahí abajo. De su mesa de trabajo, decidí quedarme con un grifo, su llave y una palanca. Después, de una botella de cristal, me hice con un corcho en forma de esmeralda. Gustoso, ¿por qué no quedarme con todo? Abrí su cajón y me hice con todo el interior, además de una tabla periódica colgada de la pared. Después de observar dos cajas grandes en una pared, puse el agarradero de la bomba en la bomba, el tubo quirúrgico en la boquilla, la palanca en el pivote de la mesa, la tabla periódica en la botella de cristal, la llave del grifo en la válvula del aire (cerrándola después) y activé la bomba y abrí la válvula del aire. Años después, un tal McGyver se fijaría en mí, pero de momento yo era todo un ingeniero. Cogí el corcho/esmeralda y lo separé, poniéndola en el hueco de un soporte sobre la botella de cristal. Después, me hice con la botella de cristal, la palanca, el émbolo y la agarradera de la bomba. Tras todo eso, decidí sacar la grapa de la puerta, poniendo primero el émbolo y usando la palanca después. Luego, puse el corcho en la botella, junto con el tapón de goma y la agarradera. Después, puse la botella en la puerta, en la palanca concretamente, y uní el tubo con la manguera y sobre la botella de cristal. Recogí el tubo quirúrgico y lo puse en la manguera, llevándolo a la base del grifo donde lo uní todo, recogiendo la tabla periódica. Con la llave del grifo, abrí el grifo.

Tras tanta paranoia, pude por fin abrir el armario al subir el agua. Cogí la carta y la leí sin problemas de conciencia. Era muy interesante lo que ponía. Después, usé el microscopio con la esmeralda, que tenía grabada TI y XE. Sus números eran 22 y 54, respectivamente, pero no me decía nada nuevo. Dejándome el cerebro, coloqué ambos símbolos al revés y obtuve la respuesta: EX IT (salida). Con esta información, puse los números al revés (4522) usando los botones de debajo del microscopio, logrando salir.

Con una oscuridad increíble, más que dos velas negras, llegué al jardín. Desde allí, me encaminé al cementerio y seguí hasta encontrar al jardinero. Tras hablarle sobre el barón, el lugar y la campana (tras darle una pequeña cantidad), se marchó. Le tomé prestada la escalera para, apoyada en una tumba, subir y, en una rejilla, hallar una pala. Golpeé la campana con ella y la dejé en el panteón.

Volví al castillo y hablé con el jardinero sobre Wolf (le tuve que dar más pasta), sobre mí y sobre unas cenizas. Ya era hora de dejar Alemania, así que marché a la Agencia de Transportes y, antes de irme, envié dos paquetes a Nueva York: la esmeralda y el amuleto.

« Pekín, China | Nueva York, Estados Unidos »

¡¡¡Por fin!!! Esto ha sido un verdadero infierno. El juego me ha gustado pero se ma ha hecho eterno. Y el relatarlo mucho más. Bueno, esto ha sido escrito en HTML chino por SkaZZ.
Documento escrito el 15 de mayo del 2002. El Real Madrid ya tiene nueve chavales.