portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Police Quest III: The Kindred
  • Fecha de salida: 1990
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Inglés
  • Voces: No

¡Compra Police Quest III: The Kindred en amazon.es con grandes descuentos!

Día 6: Un Final Feliz

Cuando revise de nuevo el expediente de Andrew habia algo que no encajaba: Solo se registraban cuatro paquetes de cocaina, mientras en el coche habian aparecido cinco. Como Pat estaba ocupada con las pruebas fisicas, me fui a registrar su taquilla. El hombre de la limpieza no me dejo entrar en los vestuarios femeninos, asi que lo entretuve con el papel higienico. Utilice la combinacion y, tal como esperaba, alli estaba la cocaina. Pat habia estado robando droga proveniente de las detenciones de diversos traficantes. Se lo conte todo al Capitan y me prometio ponerlo en manos de Asuntos Internos. Tambien me dijo que el forense Leon queria hablar conmigo.

En su casa no habia nadie, a pesar de que la puerta estaba abierta. En una de las mesas encontre un sobre con todas las pertenencias de Steve Rocklin: un libro y un anillo de la Secta junto con el colgante que regale a Marie poco despues de conocernos. Eso demostraba que Steve Rocklin era el homicida. Como Leon no hacia acto de presencia, me distraje examinando los muertos del deposito de cadaveres -bueno, bueno, cada uno se divierte como quiere-. Al poco tiempo, entro el forense y me entrego un recorte de periodico con mi foto y un pentagrama dibujado encima, asi como la direccion de Rocklin. Por lo visto, la proxima victima iba a ser yo.

El asesino habia sido encontrado, pero yo estaba dispuesto a llegar hasta el final y acabar con la Secta.

Antes de hacer una visita a la casa de Rocklin, me fui al hospital y le coloque el collar a Marie. El milagro se produjo: Marie abrio los ojos y me reconocio. Por fin el peligro habia pasado. Mucho mas aliviado, me dispuse a seguir con la investigacion. Mientras montaba en el coche, la radio rompio el tenso silencio que reinaba entre Pat y yo, comunicando que una casa de la calle Peach se estaba incendiado. Mis sospechas se confirmaron cuando descubri que la casa era la de Rocklin. Registre lo que poco que quedaba y encontre una pequeña habitacion con el suelo cubierto de sangre alrededor de un gigantesco pentagrama. Pero lo que mas me impresiono fue una foto que encontre en el salon principal. En ella, aparecian dos personas vestidas con uniforme militar al lado de dos nombres y un solo apellido: ¡Jessie y Michael Bains!

¡Los hermanos Bains! El primero habia sido uno de mis mas encarnizados enemigos, hasta que acabe con el en un tiroteo hacia unos años. El intento de asesinato de mi mujer parecia algo mas que una simple casualidad... Cogi unas muestras de sangre del pentagrama y nos fuimos rapidamente.

De nuevo Pat me pidio ir al Mall a hacer la acostumbrada llamada del dia. Aprovechando que alli estaba la oficina del Ejercito, obtuve unos informes sobre Michael Bains. Al parecer, Michael se habia vuelto loco cuando Jessie murio a manos de la policia, asi que tuvieron que echarle del Ejercito. Le lleve los informes al psicologo y me puso al tanto del caracter esquizofrenico de Michael Bains. Despues de entregar las muestras de sangre, nos dirigimos a la direccion que se podia ver en la fotografia. El lugar era un descampado presidido por una casa medio derrumbada, pero fuertemente protegida por una puerta blindada y ventanas cubiertas con barrotes. Llame varias veces a la puerta, aunque nadie salio a abrir. La unica forma de entrar era obteniendo un permiso en el juzgado. No fue nada facil convencer a la juez Simpson; al final accedio y me entrego la orden de registro. Volvi de nuevo a la casa, pero no habia manera de pasar, todas las entradas estaban fuertemente protegidas.

Regrese al juzgado y le pedi una nueva orden a la juez para utilizar metodos mas contundentes. Con todos los permisos en regla, regrese a la calle Palm y me encontre con el blindado preparado para forzar la puerta. A una orden mia, destrozo la entrada mientras yo entraba con la pistola desenfundada. Nada mas cruzar el umbral, tuve que abatir a un posible sospechoso que me apuntaba con su arma.

Al ver mi destreza con la pistola, Michael salio del fondo de la sala y se rindio. Registre la habitacion y encontre un mando a distancia con un diseño muy peculiar, que me permitio localizar un oscuro pasadizo detras de la chimenea. Al fondo de las escaleras habia un pequeño laboratorio de coca, donde la Secta fabricaba la droga. Justo cuando me disponia a salir, otro maton aparecio por detras e intento dispararme, pero fui mas rapido y acabe con el. En ese preciso instante, aparecio Morales y se ofrecio a registrar el laboratorio. Cuando se acerco al cadaver, cogio su pistola y me apunto, pero un policia de Asuntos Internos entro en escena y consiguio salvarme la vida.

La Secta estaba desarticulada y un policia corrupto habia sido desenmascarado. Mi felicidad fue completa cuando, de vuelta al hospital, Marie me dijo que estaba esperando un bebe. Habian sido los seis dias mas dificiles de mi vida, pero como dice el refran, bien esta lo que bien acaba, y en este caso las cosas no podian haber ido mejor.

« Día 5: Se Cierra el Círculo | Día 1: Comienza la Pesadilla »

Esta guía ha sido redactada por RYU para El Paraíso de la Aventura, que, con su permiso, ha sido cedida amablemente a Zonadictos.
Versión HTML para Zonadictos por SkaZZ el 27 de febrero del 2002.