portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Police Quest III: The Kindred
  • Fecha de salida: 1990
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Inglés
  • Voces: No

¡Compra Police Quest III: The Kindred en amazon.es con grandes descuentos!

Día 1: Comienza la Pesadilla

Cuando cruce la puerta principal de la comisaria me senti realmente extraño. Por primera vez en muchos años iba a abandonar el carcomido asiento de la sala de reuniones para subir al estrado y leer el parte del dia. Como no queria llegar tarde, me encamine rapidamente al despacho y recogi la nota que habia encima de la mesa. En ella se me instaba a llamar al orden a la oficial Pat Morales, que habia sido denunciada por tratar mal a un conductor detenido. Me dirigi a la sala de reuniones y ordene a Pat que se presentase en mi despacho despues de la lectura del orden del dia. Seguidamente, cogi el parte del lateral del podio y distribui las misiones entre todos los muchachos. Cuando abandonaron la sala, regrese a mi despacho y mantuve una calurosa discusion con la oficial Morales. Segun ella, el conductor que la habia denunciado no era mas que un sucio machista que no soportaba ver a una mujer vestida de uniforme. Yo no sabia a quien creer, pero el tono amenazador de Pat y su nulo respeto a un oficial superior me obligaron a declararla culpable. La chica no se lo tomo muy bien y salio bastante enfadada de mi despacho.

Ya mas calmado, examine la mesa y descubri otra nota que me daba permiso para disponer de una de las nuevas tarjetas de ordenador. Subi al piso de arriba y el encargado me la entrego a cambio de la orden de peticion. En ese momento, una voz femenina que provenia de los altavoces diseminados por toda la comisaria pronuncio mi nombre y me comunico que se habia producido una emergencia en el parque Aspen Falls; el dia empezaba movidito. Antes de marcharme, recogi la linterna, la porra y el libro de notas de mi taquilla, asi como unas bengalas reflectantes y varias pilas del armario del pasillo. Cuando llegue al lugar del aviso, me encontre con un pobre perturbado que anunciaba a grito pelado la llegada de los extraterrestres. Al acercarme a el, me arranco la placa del uniforme y la lanzo al agua, quitandose la ropa y sumergiendose en el lago. Registre sus pertenencias y encontre el carnet de conducir y las llaves del coche. Sin embargo, no habia forma de sacarlo de alli.

Finalmente, consegui enojarlo lo suficiente arrojando al agua una de sus posesiones. Cuando salio, y sin perder ni un segundo, saque la porra y lo espose. A pesar de que estaba en paños menores todavia encontre un pequeño cuchillo escondido en los calzoncillos. ­Menos mal que se me ocurrio registrarlo! Volvimos a la Central y lo lleve a la sala de arrestos. Le entregue sus pertenencias al oficial de servicio, y continue con la patrulla. Justo antes de salir, otra llamada me comunico que la oficial Morales habia pedido ayuda en la autopista principal.

Cogi las esposas y las pistola de la sala de arrestos y me dirigi al lugar indicado. Otra vez Pat estaba discutiendo con un conductor, en este caso con una mujer embarazada que rehusaba firmar la multa. Despues de oir las dos versiones, Pat me sugirio arrestar a la infractora y llevarla a la carcel, pero, debido a su estado, decidi dejarla marchar y constatar en la multa que la implicada habia rehusado firmar. Pat se metio en su coche y se largo sin decir palabra. Ya que estaba en la autopista, segui patrullando la zona hasta que me llamo la atencion una larga cola de vehiculos que obstaculizaban el trafico. Me acerque a la cabeza de la fila y obligue a detenerse al tipo que conducia, encendiendo la sirena. Le pedi el carnet de conducir, lo introduje en el ordenador del coche y teclee el codigo de la violacion para asi obtener una citacion. El señor Ruiz se puso como un loco, pero no le hice mucho caso y segui patrullando durante un rato. Ya estaba empezando a aburrirme, cuando me encontre repentinamente con un coche que iba haciendo eses. El pobre hombre estaba completamente borracho, asi que lo lleve a la comisaria. El test de alcoholemia, como era de suponer, dio positivo. Le vacie los bolsillos y se lo entregue al oficial de guardia.

Mientras me dirigia al despacho y meditaba sobre lo monotona que es la vida de un sargento de trafico, otra llamada me alerto de que se habia producido un intento de asesinato en los aparcamientos de Oak Mall en la calle Rose& Al bajar del coche, estuvo a punto de darme un vuelco el corazon cuando reconoci que la victima era mi mujer. ­Aquello no podia ser verdad! Todo parecia indicar que habia sido acuchillada por un desconocido. En su mano derecha sostenia una cadena rota que sin duda pertenecia al agresor. Nunca podre olvidar aquellas angustiosas horas que pase en la sala de espera del hospital mientras Marie era operada a vida o muerte. A pesar de los esfuerzos, fue imposible sacarla del coma. Lo unico que se podia hacer era esperar. Completamente abatido, volvi a Oak Mall e intente encontrar algunas pistas. Despues de echar a un fastidioso reportero que me entrego su numero de telefono, recargue mi linterna y comence la busqueda. Al lado del coche de Marie encontre una pequeña placa militar que sin duda se habia desprendido de la cadena. Sin nada mas que hacer por el momento, me marche a casa a descansar un poco.

« Día 6: Un Final Feliz | Día 2: Empieza la Acción »

Esta guía ha sido redactada por RYU para El Paraíso de la Aventura, que, con su permiso, ha sido cedida amablemente a Zonadictos.
Versión HTML para Zonadictos por SkaZZ el 27 de febrero del 2002.