portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Metal Gear Solid
  • Fecha de salida: Marzo de 1999
  • Desarrollador: Konami
  • Distribuidor: Konami
  • Plataforma: PSOne
  • Género: Acción
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Metal Gear Solid en amazon.es con grandes descuentos!

Capturado

Tras el encuentro con Sniper Wolf, despertarás atado a una mesa de tortura... y Ocelot te propone un "juego", de cuyo resultado dependerá el final del juego:

- Aguantar la tortura: Es el camino más moral y el que mejor final tiene en el juego.
- Rendirte: No tendrás que aguantar más torturas, pero tiene un final peor que el anterior.
A partir de ahora seguiremos a partir del primer camino: aguantar la tortura, y cuando nuevamente el camino sea común lo avisaremos.

Tras haber aguantado la primera tanda de torturas estarás en una celda junto a un compañero algo peculiar.

@ Nota: El guardia que te vigila no es nadie más ni nadie menos que el guardia al que Meryl robó el traje al principio... el resfriado es a causa de estar desnudo tanto tiempo. Además hace comentarios sobre "Esa bruja que le robó la ropa".

Espera un poco y cuando termines una llamada con Campbell, volverás a tener otro encuentro con Ocelot. Vuelve a resistir la tortura y estarás de nuevo en la celda. Tras otra llamada de Campbell es tu oportunidad de escapar, tras irse el guardia al servicio debido a una indisposición. Vendrá Otacon y te dará un bote de ketchup, una ración y, lo que es más importante, una tarjeta de nivel 6. Puedes escapar de varias maneras:

- Escóndete debajo de la cama. Cuando venga el guardia verá que aparentemente no hay nadie y creyendo que has escapado abrirá la puerta para ver qué ha pasado contigo. Es ahora el momento de salir y darle su merecido. Basta con hacerle dos llaves para dejarlo inconsciente, y no se despertará más.
- Antes de que venga el guardia túmbate en el suelo y usa el bote de ketchup para simular un charco de sangre. Cuando venga verá el panorama y abrirá la puerta para ver qué ha pasado. No te muevas hasta que no esté dentro de la celda o se dará cuenta e, incluso se reirá de ti.
- Si has gastado el bote de ketchup y no conseguiste escapar, y también te ha pillado intentando lo de la cama, deberás resistir otra sesión de tortura y cuando vuelvas a la celda, tras otra visita al WC por parte del guardia, vendrá el ninja a sacarte de allí.

@ Nota: Si no dejas inconsciente al guardia y haces que te persiga, tendrá otro ataque de diarrea y tendrá que ir al WC. Si golpeas la puerta del baño escucharás los "apretones" del enfermizo guardia. Coge tus cosas, que están en la sala de tortura.

@ Nota: En tu inventario habrá una bomba de relojería que te matará si no te libras de ella a tiempo. Simplemente lánzala antes de que esto pase.

@ Nota: Si has peleado mucho tiempo contra el guardia, éste te pegará su resfriado y estornudarás en los momentos más inapropiados, alertando así a los guardias.

Lanza una Granada Chaff si no quieres ser detectado por la cámara y abre la puerta con tu nueva tarjeta de nivel 6.

Vuelve ahora hasta la Base B (cruzando el campo de nieve donde peleaste con el tanque), coge el ascensor y baja al piso B2. Entra en la cámara de gas y coge todo lo que antes no pudiste coger, especialmente el Chaleco Antibalas. Si el guardia te pegó el resfriado dirígete al piso B1 y busca la medicina en la segunda puerta a la izquierda.

« Sniper Wolf | Torre de Comunicaciones A »

Aquí está la guía de Metal Gear Solid... decir que esta guía está redactada a partir de la versión de PC, jugando en dificultad normal, aunque se ha procurado que sea válida tanto para dicha versión como para la de PlayStation (u otros "remakes" que puedan salir en diferentes consolas). Guía empezada a redactar el 28 de marzo de 2003 y terminada el 14 de abril del mismo año.
Para hacer la guía clara y concisa, yo (aka SodLogan) he suprimido todo diálogo y animación que salga, también para evitar los molestos spoilers, de modo que en la guía sólo se tratan los movimientos que debes seguir para acabar el juego; eso sí, lo más completo posible.