portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Leisure Suit Larry 2: Goes Looking for Love
  • Fecha de salida: 1988
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Inglés
  • Voces: No

¡Compra Leisure Suit Larry 2: Goes Looking for Love en amazon.es con grandes descuentos!

Guía

Situado en mi propia realidad, una con mujeres des... perdón, en mi casa, me dirigí a mi garaje y examiné una parte que casi no se veía. Encontré un dólar en unos pantalones, así que lo cogí. Tenía un hambre terrible, así que me dirigí a una tienda de comestibles, pero en ese momento vi como el juego de la lotería me llevaba hacia sus adentros y yo... caí sin remedio. Me hice con el billete de la loto y rellené mis seis número preferidos y luego continué mis andanzas, hasta encontrar una valla con un agujero. Sorprendido por el hallazgo, observé por el agujero llevándome una grata sorpresa. Seguí caminando hasta unos estudios de televisión, donde entregué a la recepcionista el billete de lotería. Tras conocer los números de la loto, cuando ella me preguntó los míos dije los ganadores... ¡y quisieron hacerme una entrevista televisiva! Así pues, me fue a una sala de espera y me senté en un banco.

Más tarde, un tipo me dijo que entrara en los estudios, y así lo hice. Resulta que no era una entrevista, sino un concurso televisivo que consistía en acertar los gustos de la presentadora. Contesté lo primero que se me pasó por la cabeza y, curiosamente, acerté. Como premio, tuve un crucero. Volví a la sala de espera a esperar otro concurso, y así sucedió después. Fui a la Ruleta de la Fortuna y gané la cifra de ¡¡¡1.000.000 de dólares!!! –¡libres de impuestos!–.

Con la pasta salí fuera y me fui a una tienda de ropa de baño, en el cual compré un bello bañador y pagué. Volví a la tienda de comestibles y compré algo de soda, y pagué, por supuesto. Luego, fui a la droguería y me dirigí a la parte superior, hacia unas estanterías. Cogí algo de crema contra los rayos ultravioletas y le di el dinero al dependiente. De paso, para quedar bien guapo y mono con las nenas, entré en la barbería. Salí de ella tras mi afeitado y regresé a casa, aunque me llamaron la atención unos cubetos cercanos. Los registré y hallé dentro un pasaporte.

Fui a la tienda de música y allí, en un alarde de mi grandes dotes de aventurero, una chica de informó de una misión a cumplir: guardar un microfilm escondido en un onklunk y destruir el Imperio del Dr. Nonooke, que está en una isla con un volcán. Para ello, tenía que despistar a los agentes de la KGB, que querían matarme. Así que cogí el onklunk y me dirigí al puerto. Pasando por el bar, un tipo me invitó a una copa, pero no acepté suponiendo que sería del KGB. Entregué mi pasaporte al recepcionista y fui a mi camarote donde, detrás de un armario, me puse mi bañador.

Fui a la piscina del barco donde me puse el bronceador y me estiré en la hamaca, para luego nadar durante un ratillo. En medio de la piscina, decidí bucear un poco y encontré un bikini. Salí del agua y me puse de nuevo el bronceador y volví al camarote a vestirme, y, luego, entré por otra puerta. Aquí encontré un cofre donde había un equipo de costura que cogí.

Inmediatamente fui a la discoteca, donde tomé un tarro de espinacas y luego a la barbería, donde compré al barbero. Finalmente fui al camarote del capitán y, sin ser visto, me puse en la máquina detrás de él. Observé los mandos y vi varios botones. Giré el timón y me fui corriendo hacia los botes. Saltéa la barca y los botes se fueron. Alejado ya, me puse el bronceador de nuevo y la peluca, y puse las espinacas en la soda.

Días y días pasaron hasta que aterricé en una playa. Me adentré en la selva y, más o menos por la mitad de mi recorrido, me hice con una flor. Luego seguí caminando hasta un restaurante de lujo y hablé con el dueño, quien me comentó que me sentara hasta que llegaron los señores que habían reservado la mesa. Tras ellos, yo comería –comida, claro–. Un rato después, el camarero me avisó de que ya podía comer, aunque yo no lo hice. Sabía que miles de espías del KGB me rodeaban, y que el plato estaría envenenado. Así que sólo me hice con el cuchillo.

Atravesé la jungla hasta hallar una casa donde tomé una pastilla de jabón y unas cerillas. Acto seguido, paseando por el bosque, me encontré una barbería. Me senté, me pusieron mi peluca y salí a la playa. ¡¡¡Era una playa nudista!!! Triunfé más que Los Chichos. Encontré otro bikini –una parte–, y volví a la casa. Desde allí, me fui a un sitio donde no se me veía, y me puse el bikini. Parecía una mujer, bueno, casi... así que me puse el dinero en el bikini para aumentar el pecho. Después fui a la barbería a por una depilación, y luego a la playa donde vi como estaban dos agentes del KGB escondidos esperándome. Pasaron de mí, gracias a mi gran disfraz.

Llegué a unos precipicios y los sorteé con cuidado y habilidad, y en el último me cambié de ropa. Lo atravesé y llegué al aeropuerto. Al llegar vi a dos hombres con maracas y pensé “¡Capullos de la KGB!”. Les di la flor y se apartaron con aspecto extrañado. Fui a la barbería y allí me encontré con una chica llamada Rosella –su nombre me sonaba mucho, ¿será el King’s Quest IV? ¿Será el café?–, me senté a su lado, miré a la chica y me quitaron la peluca. Tras esto, me fui hasta un tío que me pidió el pasaporte, y al entregárselo me dijo que entrara por la puerta blindada. Salí a una especie de rayos x, donde se veían los objetos de los pasajeros; uno de ellos llevaba una bomba. Cogí la maleta y había una bomba. Me alejé hasta el vestíbulo del aeropuerto, donde me salvé de la explosión. Con todo el caos organizado, fui hasta las taquillas, ahora vacías, y compré un billete.

Tras una discusión con la azafata, me quedé con el billete y fui a la primera puerta. Le enseñé el pasaporte al tío de las aduanas y pasé. Compré algo de comida, aunque tuve que mirar dentro del plato por si acaso. Había una espina, malditos espías. Me hice con la espina y me dirigí a una máquina, la cual usé recibiendo un paracaídas. Lo cogí y tomé las escaleras mecánicas. Una vez allí, fui donde la operadora y, mirando por encima de la mesa, cogí un panfleto religioso y le di mi billete a la chica. Fui hasta el avión y me senté donde me dijo la azafata, para después ponerme el cinturón. Un pesado estaba dándome la brasa, así que le entregué el panfleto religioso. Luego, cogí una bolsa de papel.

Me levanté y fui al compartimento de fumadores, y me encaminé a la parte sudeste del avión, donde encontré una puerta oculta que abrí con una horquilla. Tras esto, me puse el paracaidas y me tiré. En medio del salto, abrí mi paracaidas; aterrizando poco después en la jungla. Me quedé colgado de un árbol, así que tuve que cortar con el cuchillo las cuerdas de mi paracaidas. Me di una buena al tocar mis narices el suelo. Mirando por allí, me encontré con un palo que cogí y también me fijé en un arbusto con avispas. Lo pasé por debajo y caminé hasta hallar dos árboles, y una serpiente encima. Cuando la serpiente vino a por mí, la di con el palo. Para colmo de males, luego me esperaban unas arenas movedizas. Las pasé por una especie de islotes, y así llegué hasta unas lianas. Emulando a Tarzán, usé su método y me llevé una liana por si acaso.

Así llegué hasta la playa y... ¡hasta ella! Estaba haciendo top less y yo estaba babeando, y romper esta bonita historia de amor por un estúpido coche era una tontería, así que nos fuimos ¡¡¡andando!!! a su poblado. Al parecer, había otro grande problema. Me dirigí a un glaciar donde puse unas brasas por el suelo para no escurrirme, y descubrí unas escaleras. Subí hasta la montaña y, justo al borde del volcán, abrí el líquido para el rejuvenecedor, poniendo la bolsa de papel después. Con el improvisado cócktel molotov, le prendí fuego y lo tiré. Luego se abrió la puerta del ascensor y entré y... bueno, el resto es una boda.

¿Quizás sean mis últimos días como ligón profesional? ¿Tendré que dejar al resto de las mujeres? ¿Quién coño es SkaZZ?

Memorias del Santo Seductor
Larry Laffer

Otra solución redactada por la maestría de SkaZZ (¡pelotez!), bajó la mirada atenta de los chicos de El Paraíso de la Aventura. Se la dedico a los chicos del Ven y [email protected] en San Martín de Valdeiglesias, y a los compañeros del canal #paraiso_aventura del Hispano, y a los de #cybers-madrid en Globalchat. También se lo dedico a Rage, que va a lo suyo. XD. Documento escrito cerca de 1991, mejorado dos veces (1995 y 1998).
Versión HTML el 12 de junio del 2000.