portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
I Have no Mouth and I must Scream
  • Fecha de salida: 1995
  • Desarrollador: The Dreamer's Guild
  • Distribuidor: Acclaim Entertainment
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra I Have no Mouth and I must Scream en amazon.es con grandes descuentos!

Una Mujer Insinuante

Era una cocina y había una hermosa joven que supongo era la criada. Hablé con ella.

La mujer me miraba lujuriosamente, en varias ocasiones se ofreció a entregárseme a mí. Era la primera vez en 109 años que me ocurría, pero la capacidad de AM para disociar la realidad me asustaba y me negué en todo momento. Pregunté varias veces por el espejo de Ellen, pero al no acceder a sus deseos, ella tampoco accedió a los míos. De todas formas le reparé el horno, que no funcionaba e intenté entrar en la puerta que hay al lado, pero era la única que estaba cerrada. Volví a hablar con ella y me previno de la vieja bruja que dominaba el castillo, con mis mejores deseos me despedí y caminé hacia una enorme puerta en la que su parte superior era un gran pentagrama. Encontré una figurilla, que recogí y guardé. Registré el lugar, era como una capilla sacada del averno, algo demoníaco. Al final el tercer candelabro por la izquierda cedió y ante mis ojos se abrió un pasadizo secreto.

Aquello era una cámara de invocación de espíritus, la bruja estaba allí y me dispuse a hablar con ella. La bruja me propuso que le entregara a Ellen a cambio de un paso a la superficie, un camino para escapar a la dictadura de AM, por fin podría librarme pero... ¡A costa de Ellen! Me negué en redondo, pero le seguí un poco el juego a la bruja para enterarme al fin, que lo que necesitaba era el espejo.

Volví hacia las escaleras hasta el salón principal a ver a Ellen, al entrar en su habitación un olor a azufre y fuego precedió la llegada del demonio, que apareció ante mis ojos. Asustado y atónito escuché como había venido a llevarse el alma de Ellen, le pregunté por el espejo, pero no sabía (¿o no quería saberlo?) donde se encontraba. Recordé de los libros leídos a otro demonio llamado Surgat, al recordárselo se molesto visiblemente. El demonio es un poco elitista, y para él sus subordinados son poca cosa. La animosidad y las diferencias entre ellos eran enormes. El demonio es un mentiroso que confunde y me advirtió que no sabía quien era amigo o enemigo. Le pedí que se fuera, pero se quedó impasible esperando que el alma de Ellen fuera suya.

Hablé con Ellen y le advertí que el demonio estaba esperando atrapar su alma, pero estaba demasiado débil para hacer nada. Me dirigí al salón principal y entré por la puerta de la derecha. Utilicé los libros a mi alcance, a ver si podía hacer algo y leyendo “Los secretos de las invocaciones Necronomicas y los párrafos doble, doble, etc.”, encontré el hechizo del sueño.

Volví a la sala de invocaciones, donde estaba la bruja a través del pasillo de la capilla, y hablando con ella le advertí que sabía el hechizo del sueño. No hizo caso y se burló. Yo invoqué... ¡KALLA... INGMA... THACKO! Y la bruja cayó víctima de sus propios hechizos en un profundo sueño, dejando caer una tiza con la que estaba dibujando en el pentagrama... apareciendo otro demonio dentro de él. Me dijo que era Surgat el abridor de puertas y que necesitaba hacer un cambio para poder volver una vez que había sido invocado. Me confesó que era parte de AM y que estaba bastante ligado a él. Le pedí que abriera la habitación de la cocina, que estaba cerrada, el demonio se encontraba débil por el viaje por lo que utilicé el trozo de cristal con el que me había cortado, todavía con sangre... Al beber la sangre, el demonio recuperó su fuerza y me dijo que la puerta estaba abierta. Le dije que no me creía que fuera capaz de abrir la puerta desde allí y volví a comprobarlo a la cocina.

De camino a la cocina, en el salón principal escuchaba los terroríficos aullidos de los lobos, utilicé la figura que encontré en la capilla con la puerta y empujé la armadura contra la puerta bloqueando el paso. Una vez en la cocina, abrí la puerta del dormitorio y miré un tapiz colgado allí. Me recordó algo familiar. Volví a la sala de invocaciones a hablar con Surgat. Le interrogué sobre la posibilidad de abrir una puerta al mundo exterior, pero él seguía empeñado en un cambio. Intenté cambiar la bruja, sangre... era inútil. El cambio debía realizarse con algo que yo amara y ese algo era... Ellen.

Regresé a la habitación de Ellen, el demonio seguía esperando, pero en ese momento, apareció un ángel. Al fin algo noble y bondadoso hacía acto de presencia. De todas formas no me confié, seguía recordando la enorme capacidad de AM para distorsionar la realidad.

« El Encuentro con Ellen | Entre el Cielo y el Infierno »

Otra gran solución redactada por el mago Rincewind, o SkaZZ, el cual ha conseguido pasarse este juego con poco esfuerzo. Documento redactado el 18 de septiembre de 1996.
Versión HTML el 1 de febrero del 2000.