portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
I Have no Mouth and I must Scream
  • Fecha de salida: 1995
  • Desarrollador: The Dreamer's Guild
  • Distribuidor: Acclaim Entertainment
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra I Have no Mouth and I must Scream en amazon.es con grandes descuentos!

Arreglando cuentas pendientes

Me di perfecta cuenta que aquel horror debía de terminar. Me dispuse a hablar con el jefe y entré varias veces en su cueva, situada, la segunda por la izquierda, hasta que pude comprobar que el jefe se había marchado.

Rápidamente y muy excitado, sustraje la bolsa utilizada para el sorteo y se la mostré al niño. Conseguí otra fruta tirando de la soga que cuelga de una de las cestas, la cual, se la di al niño, explicándole que cuando se vaya a celebrar el siguiente sacrificio se esconda en el agujero de la pared de la cueva. El niño replicó diciendo que tenía miedo de esconderse solo y que necesitaba un amigo. Volví a recoger una fruta tirando de la cuerda. Atravesé el bosque para llegar a las proximidades de una verja cerrada y encontré las tumbas de tres antiguos camaradas de armas muertos en la guerra. Enseñé la bolsa del sorteo a los espíritus de mis camaradas, la cual oculté bajo tierra con su ayuda y siguiendo las indicaciones de los espíritus, desplacé las cañas para encontrar la presencia de una cuarta tumba. Conversé con el espíritu y conseguí devolverle la paz perdida, plantando la fruta que recogí que dio lugar a una espléndida flor.

Había conseguido el perdón de aquellos a los que había hecho daño, en mi espíritu una sensación de paz plena, hacía que me encontrara tranquilo por vez primera en 109 años de sufrimientos y remordimientos. Al buscar en las enredaderas de la primera caverna encontré un alambre de cobre, al tiempo que recogí un curioso objeto situado junto al altar y otra pieza de fruta. Con ella, me dirigí a la caverna que se encontraba a la derecha, intenté regalarla al gigante que custodia las cestas de comida. Al final introduje una fruta en una de ellas y recogí un pedazo de madera. Con los tres objetos recogidos, el niño pudo fabricar un muñeco con el que esconderse en el agujero sin tener miedo. Estaba tranquilo, así que volví a dormir.

« Ben | El Sacrificio »

Otra gran solución redactada por el mago Rincewind, o SkaZZ, el cual ha conseguido pasarse este juego con poco esfuerzo. Documento redactado el 18 de septiembre de 1996.
Versión HTML el 1 de febrero del 2000.