portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica
  • Fecha de salida: 1993
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: No

¡Compra Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica en amazon.es con grandes descuentos!

Murciélagos de la Noche

Escapando de Slaughter, caímos en un pozo que conducían a unas cuevas. Usé, en todo momento, mi Ecorder para no equivocarme y saber qué hacer. Hablé con todos los murciélagos que vi, salvo uno volador y otros colgados en el techo. Uno de ellos, con gafas (¿?) era el jefe, a quien enseñé el amuleto del Corazón de la Selva. Con el amuleto, me permitió entregar los visados y, si sobraba uno, era para mí. Con ayuda del Ecorder, pude entregar todos los visados a los correspondientes murciélagos, sobrando uno que se lo entregué al jefe.

Así pude salir por una cueva donde había varias cosas para pasar por el Ecorder, incluyendo un falso vampiro con el que hablé. Tuve que subirme a una barra para poder seguir hablando con él, y me contó que era el Guardián del Templo y que me revelaría su secreto: desde hace mucho tiempo conocían el camino hacía la Ciudad de Oro, aunque un secreto así debía de ser ganado a pulso. Debía coger la piedra de la verdad y resolver una serie de preguntas. Las preguntas no entrañaban mucha dificultad, así que no fue difícil responderlas. El jaguar me dio dos regalos: un recordatorio, una frase que decía Todo lo que es Oro no reluce; y un objeto antiguo, una pluma bañada en oro puro.

Ya continuaba mi camino cuando apareció Paquita, que al final se desmayó sin saber ni cómo ni el porqué de ello. Intenté socorrerla, pero me dijo que sólo podía ayudarla Quiróptero. Fui a por él y le conté lo sucedido. Fuimos donde había caído Paquita y me contó que todo era culpa de la avaricia de los hombres, por culpa del humo, y que no había esperanzas a no ser que la curase con la Fuente de la Juventud de la Ciudad de Oro. Me dio un silbato, que usé para despejar la salida, y me dispuse a subir a la barca.

Ya en el agua, alguien intentó hundirme, y no paró hasta lograrlo. Nadé hacia el sur, me subí por una liana y cogí una fruta en un árbol. Regresé donde antes y me fui por la derecha, donde vi al mono aullador que había visto antes en una piedra. Hablé con el mono, a quien no le agradaba mi compañía, y le di la fruta que había cogido antes para que tuviera confianza en mí. Cogí la mandíbula de la isla, que pertenecía a una piraña, y regresé donde la fruta. Usé la mandíbula con un nenúfar blanco que había, y que era bastante grande, en el que me monté para llevárselo al mono. Volví a la isla donde subí y hablé con el mono, al que le di el nenúfar para que escapara. En ese momento, fui secuestrado por un águila.

« El Campamento de la Muerte | Cibola: La Ciudad de Oro »

Gran documento ecologista redactado por SkaZZ en una de las mejores aventuras gráficas que he jugado (entre ellas están Space Quest V, Monkey Island e Indiana Jones and the Fate of Atlantis e, incluso, Quest of Glory III). He conseguido 931 puntos de los 1000 posibles. Ello puede ser debido a mi falta en el uso del Ecorder, o mi despiste al examinar objetos. Bueno, el resto de los puntos te los dejo a ti. Documento redactado el 13 de Agosto de 1996, y mejorado el 14 de Febrero de 1999.
Versión HTML el 31 de enero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 27 de febrero del 2002.