portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica
  • Fecha de salida: 1993
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: No

¡Compra Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica en amazon.es con grandes descuentos!

El Campamento de la Muerte

Slaughter y su secuaz Gonzales me ataron a una silla, y el murciélago, Paquita, quedó encerrado en una jaula. Slaughter quería saber la posición del oro, el cual no existía. Slaughter se marchó hasta la noche, pero Gonzales ya tenía planes para mí, y para Paquita...

Mi única idea posible era escapar, así que fui y me comí la zanahoria, soltando a Paquita la cual me soltó a mí. En la siguiente habitación, el dormitorio de la muerte de Slaughter, vi como venía un faz que cogí y leí. Al parecer, Slaughter no tenía permiso de su compañía para seguir allí, y eso sólo yo lo sabía. Encendí la televisión para ver si hallaba algo, pero no hubo suerte.

Recogí todas las sábanas –con las que me hice una cuerda– hasta conseguir una agenda electrónica. Moví la alfombra de jaguar y golpeé las tablas que, enseguida, cedieron. Golpeé una pata de la alfombra del jaguar hasta conseguir un papel, escupido de la boca del mismo. Abrí una maleta cercana (teniendo alguna que otra experiencia sobrenatural) consiguiendo una raqueta. Miré el papel que tenía, en el cual ponía una palabra –RETHGUALS creo recordar– que era la clave de la agenda electrónica. Tras aceptar la clave, recibí tres dígitos –582 me parece, vaya memoria eh– que servían para abrir la caja fuerte del malvado señor Maxim Slaughter.

Cogí todo lo que había en la caja fuerte y manipulé una máscara de oro, de la cual saqué un disco. Además, allí se encontraba la cartera de mi padre, la cual manipulé para conseguir una foto nuestra. Todo estaba claro, Slaughter mandó coger las cosas de mi padre para que éste no le descubriera. Yo tenía que cambiar eso, así que puse la cuerda en el agujero y bajé rápido y veloz.

Abajo estaba Gonzales haciendo, como supuse que siempre, el jilipollas. Me fui acercando a la torreta, y cuando Gonzales desapareció subí a ella. Arriba, desactivé la alarma, cogí la aspiradora y los tirantes para bajar, pues una tabla se me había roto. Volví a esconderme, pues venía Gonzales. Cuando volvió a desaparecer, cogí un poco de alpiste con la aspiradora, y luego la manipulé para sacarlo. Cuando vino Gonzales –y cuando no me miraba– me fui al otro lado del campamento donde había varias jaulas. Me puse en un barril cercano y les eché el alpiste. Después, abrí la jaula para que fueran libres y, de paso, deshacerme de Gonzales.

Con el hacha que había allí cerca, y con lo manitas que soy para estas cosas, me hice una barca con un tronco cercano allí tirado. Avisé a Paquita que era hora de largarnos, así que tiré el tronco al agua. Sin dejar llevarme por la emoción, usé el Ecorder en todo momento en el desolado paisaje. Después, me subí a la canoa y usé la raqueta que tenía como remo, para por fin desaparecer de tal angustiado paraje.

« Los Cuentos del Chamán | Murciélagos de la Noche »

Gran documento ecologista redactado por SkaZZ en una de las mejores aventuras gráficas que he jugado (entre ellas están Space Quest V, Monkey Island e Indiana Jones and the Fate of Atlantis e, incluso, Quest of Glory III). He conseguido 931 puntos de los 1000 posibles. Ello puede ser debido a mi falta en el uso del Ecorder, o mi despiste al examinar objetos. Bueno, el resto de los puntos te los dejo a ti. Documento redactado el 13 de Agosto de 1996, y mejorado el 14 de Febrero de 1999.
Versión HTML el 31 de enero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 27 de febrero del 2002.