portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica
  • Fecha de salida: 1993
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: No

¡Compra Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica en amazon.es con grandes descuentos!

Los Cuentos del Chamán

Ya en el barro, me quedé bastante agarrotado, y además no parecía haber nadie en el poblado salvo un pecarí. El pecarí era mi salvación, así que cogí la liana y las frutas que tenía cerca. Con estos objetos, atraí al pecarí y salí fuera del barro.

Avancé por el poblado hasta hallar un altar con otro tambor al lado, al cual puse el que había conseguido. Allí había una especie de contraseña, la cual toqué. Recogí mi tambor y me fui por la selva hasta hallar tres cuevas. En una de ellas, había un tambor y una contraseña. Toqué la del poblado y pude acceder al interior de las cuevas, sin olvidarme de mi tambor. En las cuevas hallé al Corazón de la Selva, que me invitó a sentarme en su trono, invitación que yo no negué. Ya en el trono, el Corazón de la Selva me explicó su muerte inmediata, pero lo preocupante era encontrar una simiente nueva para que el corazón de la naturaleza no se parara. Aunque el Corazón de la Selva no conocía donde había más simientes, yo si estaba dispuesto a encontrarla; y para ello recogí el primer regalo del Corazón de la Selva, una rama. Yo debía encontrar a Aquel que Conoce para saber aún más.

Salí de esa cueva y me interné en la del medio, donde cogí una vaina; y en la siguiente cueva, llené un vaso con olorosa savia. Regresé al poblado, donde todo el mundo ya había llegado. Hablé con todo el mundo en todo el poblado, incluyendo el niño que había perdido el tambor. Le di el tambor y se quedó bastante contento, marchándose y dejándome la liana para cruzar. Cruce y cogí unos frutos, y un collar escondido u olvidado debajo de ellos. El collar se lo intenté dar a Llusti, la alfarera con el niño enfermo, pero no lo quiso; así pues, se lo intenté dar a Churana quien lo aceptó, y me dio a cambio otro de sus antepasados. Me fui a la cabaña del chamán, donde le di el cuenco de savia a su ayudante, un hombre sencillo, que me pidió que lo dejara en el banco, con el que también dejé las vainas que recogí del Corazón de la Selva. Regresé donde estaba Llusti, y cogí el machete que tenía uno de los jefes. El machete se lo di a Sumac, una chiquilla que intentaba cortar unas raíces, las cuales servían para preparar una bebida deliciosa, pero que debía ser preparada si no quería morir envenenado. Volví donde el chamán y recogí mi cuenco, el cual le di a Llusti; quien me ofreció a cambio un tazón de arcilla.

El niño de Llusti estaba curado, así que me fui donde unas ancianas preparaban algo especial en su olla. Les di las raíces que tenían y ellas me llenaron mi tazón de Musqui, una bebida poderosa. Regresé donde Llusti y vi como una mariposa, un Zafiro Celeste –usando mi Ecorder lo supe–, se posaba en unas hojas. Le ofrecí mi Musqui y la cogí. Se la di al hombre sencillo de la cabaña que me invitó a entrar en la misma.

¡Sinchi era el chamán! Si, el supuesto hombre sencillo. Sí, la verdad es que era una verdadera sorpresa. Sinchi me dijo que necesitábamos una simiente, pero para que yo la pudiera buscar, y preguntar a la gente de la Arboleda, debía ser uno de los suyos. Intenté coger el cuenco de pintura, peor se puso a llover y una gotera hizo que Quiri, la araña del chamán, se pusiera en la pintura. Yo, con más recursos que una navaja suiza, subí al palo que sostenía la cabaña, y puse la hoja pringosa en la gotera del techo. Abajo, y sin Quiri en la pintura, pude mezclar las bayas en la pintura y superar las pruebas del chamán según mis apuntes.

El chamán y algunos de mis nuevos amigos llegamos al Corazón de la Selva, donde el chamán me pidió la hoja verde que me dio el Corazón de la Selva. La ceremonia comenzó y tuvimos una visión del lugar a donde debía ir: Cibola, la Ciudad de Oro. Tras no saber muy bien como ir, el Corazón de la Selva dejó caer muchas flores amarillas, de las cuales yo cogí una. Y el Corazón de la Selva murió...

¡Y entonces apareció Slaughter, quemando el poblado entero! Entre el humo me perdí hasta hallar un murciélago atrapado en una red. Le mostré el amuleto del Corazón de la Selva, para que no tuviera miedo, e intenté liberarle. Pero en ese momento me atrapó Slaughter y me llevó a su campamento de destrucción.

« Perdido en la Selva | El Campamento de la Muerte »

Gran documento ecologista redactado por SkaZZ en una de las mejores aventuras gráficas que he jugado (entre ellas están Space Quest V, Monkey Island e Indiana Jones and the Fate of Atlantis e, incluso, Quest of Glory III). He conseguido 931 puntos de los 1000 posibles. Ello puede ser debido a mi falta en el uso del Ecorder, o mi despiste al examinar objetos. Bueno, el resto de los puntos te los dejo a ti. Documento redactado el 13 de Agosto de 1996, y mejorado el 14 de Febrero de 1999.
Versión HTML el 31 de enero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 27 de febrero del 2002.