portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica
  • Fecha de salida: 1993
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: No

¡Compra Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica en amazon.es con grandes descuentos!

Perdido en la Selva

Cuando me desperté, me encontré en algún lugar de la selva. Al parecer, dos nutrias, llamadas Orfeo y Morfeo que me habían llevado a la selva por invitación del Corazón de la Selva. Ella necesitaba la ayuda de un humano y me escogieron a mí. Orfeo tenía un regalo para mí, pero no se atrevía a dármelo.

Hablé con la nutria asustada hasta que se acercó a mí para darme el regalo, un amuleto del Corazón de la Selva. Si quería saber más, debía de ir a un poblado y conocer más de su gente.

Las nutrias me dejaron en tierra firme y se marcharon. Pasé mi Ecorder por toda la zona para conocer algo del lugar donde estaba, y después me puse a reciclar toda la basura tirada. Además, me hice con un hoja pringosa que me sería muy útil. Avancé por la selva hasta llegar a un gran árbol, donde un orangután me amenazó. Tras hablar tranquilamente, me contó lo sucedido y se marchó rápido y veloz, entre los árboles.

Recogí algo de información con mi Ecorder sobre la tala, e intenté trepar el árbol. Fue inútil, pues unos mosquitos me hicieron cambiar de idea. Me unté el cuerpo con la hoja pringosa y, al intentar subir de nuevo, los mosquitos no pudieron resistir el olor que yo desprendía. Arriba, un cigarrillo estaba haciendo peligrar un nido de tucanes. Pasé mi Ecorder para obtener algo más de información y, al intentar pasar a otra zona, una boa esmeralda me obstruyó el paso. La pasé mi Ecorder y descubrí algunas facetas más de ella. Yo debía salvar ese nido, y para ello era necesario hablar con todos los animales. Después de ver que todos estaban en contra mía, me fui por una rama a la izquierda, debajo de la serpiente, donde había un anhinga. Aquí pasé también mi Ecorder y hablé con el anhinga. Allí, me hice con una flor y subí lo más arriba del árbol que pude. Aquí estaban otros animales a los que también pasé mi Ecorder, sobre todo a un colibrí que me costó mucho captarlo. Hablé con todos ellos, incluyendo el colibrí. Aquí, me puse la flor fuerte en la nariz puesto que junto a unas sarracenias estaba un hoacín, famosos por su mal olor. Solté el agua de dos sarracenias y bajé al nido de los tucanes, quienes me agradecieron la salvación de su hijo.

Hablé de nuevo con los animales con quien había hablado anteriormente, y me fui por la rama que antes me bloqueaba la serpiente. Avancé siguiendo a un lagarto rojo y me tropecé con un chico del poblado, aunque se asustó tanto de mí que se marchó corriendo. Pasé, como siempre mi Ecorder y obtuve más información –a partir de ahora, en mis narraciones no volveré a mencionar lo del Ecorder, en cual lo usé en toda mi aventura como punto de apoyo–. Allí mismo, bajé de una rama e intenté conseguir un tambor, salvo que la rama cedió y me caí, junto con el tambor, al barro del poblado.

« El Viaje a Iquitos | Los Cuentos del Chamán »

Gran documento ecologista redactado por SkaZZ en una de las mejores aventuras gráficas que he jugado (entre ellas están Space Quest V, Monkey Island e Indiana Jones and the Fate of Atlantis e, incluso, Quest of Glory III). He conseguido 931 puntos de los 1000 posibles. Ello puede ser debido a mi falta en el uso del Ecorder, o mi despiste al examinar objetos. Bueno, el resto de los puntos te los dejo a ti. Documento redactado el 13 de Agosto de 1996, y mejorado el 14 de Febrero de 1999.
Versión HTML el 31 de enero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 27 de febrero del 2002.