portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica
  • Fecha de salida: 1993
  • Desarrollador: Sierra
  • Distribuidor: Sierra
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: No

¡Compra Ecoquest 2: El Secreto de la Selva Amazonica en amazon.es con grandes descuentos!

El Viaje a Iquitos

Desde el avión ya pude ver la perversión de la naturaleza por parte humana, como se usaban explosivos en medio de la jungla. Sentí como algo se debilitaba en la naturaleza, como si un corazón se hiciera pedazos y sólo quedara una minúscula parte de él. Los animales, supuse, también deberían de haberlo notado.

Nuestra llegada a Iquitos me pareció espectacular, podía oler la selva. La visita no era puro placer, sino que mi padre había llevado a cabo experimentas para contrarrestar la contaminación. Desde la cola, pude observar, además de las excentricidades graciosas de un individuo, como se gestionaba la justicia en la aduana de la ciudad. Tras aquel incidente, enseñé mi pasaporte y mi cartilla de vacunación al oficial de la aduana para poder pasar. Una vez pasado el trámite, vi a un hombre que llevaba colgando un cartel que miré. Ponía nuestros nombres, así que hablé con él para saber si era nuestro contacto. Lo era, se llamaba Nicanor y pertenecía, al igual que mi padre, a la Red de Emergencias Ecológicas. Al parecer, Nicanor tenía un problema con los suministros y mi padre se decidió a echarle una mano. Yo, mientras, me di un paseo por los alrededores.

Me fui un poco hacia un barco que derrochaba su petróleo, y pude ver como el tipo desagradable de antes metía prisas a otro hombre, llamado Gonzales. Éste, además, llamó a dos tipos que estaban hablando detrás de unas cajas. Subí a las cajas para escuchar su conversación: hablaban de una empresa llamada Cibola y del tipo desagradable, llamado Slaughter; no se hacían preguntas y el trabajo era suficiente para estos tipos.

Bajé de las cajas y cuando me aproximé al barco, se me acercó un tipo que me quería vender un loro. Claramente, le compré el loro, pero le dejé en libertad cuando pagué a aquel vendedor. Regresé a ver si mi padre había terminado, pero aún le quedaba un recuento. Volví a donde antes y hallé un tipo con una cámara de fotos al que intenté hablar, aunque éste me ignoró. Éste, además, tiró un papel que yo reciclé. Volví a ver si mi padre había terminado, pero no. Así pues, fui al muelle donde había un viejo pescador con quien mantuve una animada conversación. Volví donde mi padre, que ya había acabado y tenía un regalo para mí. Era un escáner ambiental, a quien mi padre bautizó como Ecorder. Servía para obtener datos de la naturaleza. Mi padre me enseñó como usarlo y yo estaba dispuesto a utilizarlo en el entorno. Me fui donde el barco y lo puse en el líquido del barco, consiguiendo información sobre él. Volví donde estaba mi padre, a quien, por cierto, un tipo extraño robó la maleta.

Mi padre se tuvo que ir a la embajada, así que yo me quedé en la barca con los ojos bien abiertos... más o menos.

« Cibola: La Ciudad de Oro | Perdido en la Selva »

Gran documento ecologista redactado por SkaZZ en una de las mejores aventuras gráficas que he jugado (entre ellas están Space Quest V, Monkey Island e Indiana Jones and the Fate of Atlantis e, incluso, Quest of Glory III). He conseguido 931 puntos de los 1000 posibles. Ello puede ser debido a mi falta en el uso del Ecorder, o mi despiste al examinar objetos. Bueno, el resto de los puntos te los dejo a ti. Documento redactado el 13 de Agosto de 1996, y mejorado el 14 de Febrero de 1999.
Versión HTML el 31 de enero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 27 de febrero del 2002.