portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Commandos: Behind Enemy Lines
  • Fecha de salida: 1998
  • Desarrollador: Pyro Studios
  • Distribuidor: Eidos Interactive
  • Plataforma: PC
  • Género: Estrategia
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Commandos: Behind Enemy Lines en amazon.es con grandes descuentos!

VII: La Caza de los Lobos

CONSEJOS GENERALES

@ Las instrucciones de la misión son defectuosas; el Zapador no puede tomar una ruta directa hacia el submarino y colocar sus cargas.
@ Esta misión es muy adecuada para multijugador, porque manejas dos grupos de comandos que necesitan moverse y operar en diferentes direcciones.
@ Recuerda: el señuelo y el arpón usados juntos, son una combinación mortal.

SOLUCIÓN

Cuando la misión comienza, encuentras a tus comandos separados en dos grupos: El Boina Verde y el Marine están juntos tras una formación rocosa, y el Conductor, el Espía y el Zapador están al oeste de la entrada norte del complejo, escondidos detrás de un edificio.
Suponiendo que juegues la misión solo, ignora de momento al Boina Verde y al Marine.
Concéntrate en el Espía, el Conductor y el Zapador para coger el uniforme, haz que el Espía rodee el pequeño edificio y se coloque a la izquierda de la entrada tras el muro. Hay dos amenazas que debes controlar: el centinela que patrulla cerca del uniforme y el grupo de tres soldados que patrullan más lejos al este. Cuando todos los vigilantes te den la espalda sal corriendo hacia el uniforme y póntelo. Una vez que tengas el uniforme sal del complejo hacia el paracaídas y distrae a la patrulla de modo que miren al este. En ese momento haz que el Zapador se levante, coja los explosivos, y vuelva a su punto de inicio. Tan pronto como sus huellas desaparezcan, puedes reunir al Espía con sus compañeros.
Tu próximo paso es entrar en el complejo. Para empezar, haz que el Espía entre allí y camine hacia el extremo sudeste, cerca del mortero. Después, haz que el Zapador se arrastre hacia el este, contra la valla del complejo, hasta que alcance el edificio a la izquierda de los cuarteles nazis, escóndelo allí. La sincronización en los siguientes pasos es crucial. Haz que el Zapador se arrastre a los cuarteles, coloque el explosivo e inmediatamente se arrastre de vuelta al otro edificio. Tienes que hacer esto cuando la patrulla grande que circula dentro del complejo esté lo más lejos posible de modo que oigan la explosión. Cuando el cuartel vuele sonará la alarma y toneladas de guardias saldrán del complejo para investigar la explosión, dejándolo virtualmente vacío, que es lo que tú quieres. Cuando todos los soldados hayan salido del complejo, haz que tu Conductor se arrastre hacia la puerta, y en cuanto entre, levántale y haz que corra hacia el SDKFZ231. Puede haber un solo vigilante patrullando en el complejo, caminando entre los dos morteros. Mientras el Conductor corre hacia el vehículo haz que el Espía le mate desde atrás con la jeringuilla.
Cuándo el conductor entra en el SDKFZ231, ¡ha llegado la hora de la acción!. En este momento los soldados habrán empezado a entrar en el complejo, pero espera; es muy importante que no muevas el vehículo; recuerda que estás entre dos morteros que te harán volar por los aires en el momento que te muevas. Desde tu actual posición liquida a todos los centinelas con rapidez, puesto que si no tu vehículo volará. Cuando todos los soldados hayan muerto es el momento de ocuparse de los morteros. De todos modos, si no puedes o no quieres dejar de mover el vehículo para eliminar a los soldados, colócate con rapidez en el ángulo superior derecho del complejo, lo más cerca posible del pequeño pasillo que hay entre la estructura metálica que hay en el centro del complejo y su muro norte, y desde allí ametralla a los soldados. Haz que el Espía se plante directamente detrás del primer mortero y que dispare al soldado. Su uniforme desaparecerá, así que es importante que se lo vuelvas a poner antes de acercarte al segundo mortero y repetir el proceso. Después de que esto este hecho, el complejo estará completamente limpio. Mueve el vehículo hacia la entrada norte, no podrás sacarlo del cuartel, pero si encuentras el punto exacto, serás capaz de eliminar a los soldados de la derecha cercanos al edificio donde se esconde el Zapador. Una vez que estén eliminados, haz que el Zapador regrese al complejo y reúnele con sus amigos.
Es tiempo de ocuparnos del Boina Verde y del Marine, que están todavía tras una formación rocosa, justo al lado de dos patrulleros separados y de una pareja de patrulleros. Cuando la patrulla de tres hombres se dirija al oeste, y los dos guardias solos se hayan dado la vuelta, que el Boina Verde corra hacia ellos, mata al primero y esconde su cuerpo tras las rocas, el otro guardia vendrá a investigar tus pisadas y cuando te vea, estará lo suficientemente cerca del Marine como para que éste le mate con el arpón; esconde su cuerpo.
Para eliminar a los dos soldados de patrulla, haz que el Boina Verde encienda su señuelo para atraerles; cuando se acerquen a investigar, se quedarán observando el señuelo en fila india; haz que el Marine se ocupe del último con el arpón y el que encabeza la fila con el cuchillo. Ordena al Boina Verde que esconda los cuerpos; comenzamos a movernos hacia el agua.
En este punto, deja tranquilo al Marine y pon a trabajar al Boina Verde; los dos primeros blancos son los vigilantes que patrullan al sur de la casa grande. Puedes eliminarles bastante fácilmente mediante la vieja técnica de “ Ven a investigar mis huellas que yo te mataré por la espalda” o la combinación fatal de señuelo y cuchillo; asegúrate de esconder ambos cuerpos tras la casa. Al oeste de aquí hay otro vigilado solo y parado; sabes sobradamente qué hay que hacer. Después de esto, las cosas se complican un poco más. Hay tres vigilantes más al sur que necesitas eliminar. Uno solo y parado y dos más patrullando. Ordena que el Boina Verde coloque el señuelo al oeste de la casa para atraer a todos los vigilantes, y a continuación elimínalos con el arpón del Marine. Desde ese punto, haz que el Marine se arrastre en dirección sudeste hacia el muelle, evitando cualquier otra patrulla. Haz que elimine al guardia que hay parado, con su cuchillo y vuelve a arrastrarle hacia el Boina Verde.
Haz que ambos comandos se arrastren en dirección sur hacia el agua y móntales en la barca de remos; haz que el Marine reme al sur y luego al oeste, hacia el muelle de los submarinos. Ten cuidado en evitar a la patrulla de tres hombres que hay en el faro. Para que el Zapador pueda colocar las cargas, el Marine necesita recogerle a él y a los otros comandos en la rampa del complejo, y a continuación depositarle en la pequeña plataforma que hay a la derecha de los submarinos. Haz que el Zapador coloque las cargas junto a los torpedos que hay en cada uno de los submarinos; en caso contrario no los hundirás. Haz que el Marine recoja al Zapador y que, evitando a la patrulla del faro, reme al este hacia la boya roja.
¡MISIÓN CUMPLIDA!

« VI: La Amenaza del Leopoldo | VIII: Ejercicio Pirotécnico »

Otra guía realizada por el gran estratega SkaZZ (ó Rincewind en el IRC). Es uno de los mejores juegos de estrategia que he visto, ¡y está hecho en España! Lo único negativo parece ser un bug en el juego, en la misión 15. De todas maneras un gran juego, y totalmente recomendable. Documento realizado el 15 de octubre de 1998, con el apoyo de CGW.
Versión HTML el 1 de febrero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 18 de abril del 2002.