portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
Commandos: Behind Enemy Lines
  • Fecha de salida: 1998
  • Desarrollador: Pyro Studios
  • Distribuidor: Eidos Interactive
  • Plataforma: PC
  • Género: Estrategia
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Commandos: Behind Enemy Lines en amazon.es con grandes descuentos!

XX: Operación Valhalla

CONSEJOS GENERALES

@ Esta misión parece realmente dura, pero después de lo que has pasado hasta aquí, realmente no es tan mala.
@ Usa al Francotirador para matar a los guardias de las murallas si el Boina Verde necesita ayuda.
@ Haz buen uso de las habilidades del Espía para distraer a los guardias enemigos.
@ No te apresures; el castillo entero está bajo control, así que tienes que ser más cauteloso que nunca.
@ No pienses en coger el tanque hasta que hayas despejado el nido de mortero.

SOLUCIÓN

Vale, ésta es la grande. Todo lo que tú llevas haciendo, ha sido justamente practicar para esta misión. Los nazis han robado los planos para la bomba atómica, así que como dice el briefing de la misión: "Si fallas, que Dios nos proteja".
Cuentas con una tripulación completa para esta misión, pero están divididos en dos localizaciones diferentes: el Francotirador, el Marine, el Conductor, y el Zapador, están en el punto más lejano del este. Y el Boina Verde y el Espía (sin uniforme) están en el punto más lejano del oeste. Ambos grupos están escondidos y a salvo tras formaciones rocosas.
Tómate tu tiempo para familiarizarte con el castillo. Es masivo, guardado por un pequeño ejercito y cada pulgada de terreno bajo la mirada de los soldados. Hay unas cuantas áreas que resultan particularmente interesantes, verdaderamente: un tanque Panzer III que puede usarse para despejar todo el patio; un emplazamiento de ametralladoras que vigila el tanque; la galería de tiro, donde puedes usar tu pistola sin problemas; un acceso bajo el agua a lo largo del muro más al este, que está bloqueado por una verja que puede abrirse usando un interruptor cercano, y un tendedero en el que el Espía puede hacerse con un uniforme enemigo. Esta misión toma su tiempo, así que tranquilo.
Haz que el Boina Verde se arrastre hacia el norte y hacia el muro del castillo y que lo escale. Manténte sobre el muro hasta que el patrullero que hay en la parte superior comience a caminar hacia el este; cuando se dé la vuelta, corre tras él y elimínale con el cuchillo; su cuerpo quedará escondido tras el edificio. Después, cuando nadie esté mirando al guardia que está con el foco, elimínale con el cuchillo, no hay necesidad de esconder el cuerpo. Tan pronto como caiga, corre de vuelta al lateral del edificio. Cuando puedas, sube las escaleras de la torreta y elimina silenciosamente al otro guardia del foco. Baja las escaleras.
Desde el pie de las escaleras, arrástrate a la derecha, hasta que llegues a la pequeña porción de muro que lleva al nivel inferior. Cuando el patrullero gire hacia el este, baja por el muro; espera hasta que los guardias de arriba dejen de mirar, corre, elimina al guardia y túmbate. Cuando puedas, elimina a los dos centinelas que miran al sur. No te preocupes; nadie verá los cuerpos. Desde ese punto, arrástrate bajando las escaleras y hacia las murallas. Tu meta es arrastrarte en el sentido contrario a las agujas del reloj, a lo largo de las murallas, eliminando a todos los guardias, excepto a los dos que están juntos mirando hacia el sur; están demasiado cerca el uno del otro. Esta parte de la misión es extremadamente difícil; si tu sincronización no es perfecta, te verán y sonará la alarma. Al final, tienes que acabar en el otro extremo de las murallas, justo al norte de la galería de tiro, donde hay una escalera que baja al patio y otra que sube hacia otra sección de las murallas. Si las cosas se ponen feas, haz que el Francotirador elimine a unos cuantos vigilantes desde fuera del castillo. Después haz que el Boina Verde se arrastre en el sentido de las agujas del reloj y colócale al lado de la escalera, preparándote para despejar la galería de tiro.
Baja la escalera en cuanto puedas y escóndete rápidamente. Hay más de un modo de despejar esta área, pero lo mejor que puedes hacer es abrir la verja del agua para que el Marine te pueda echar una mano. Elimina silenciosamente a los vigilantes cercanos al agua, y esconde sus cuerpos. Haz que el Marine se arrastre hasta la boca del pozo y que nade bajo los muros hasta aparecer al otro lado. Usando el señuelo del Boina Verde, su habilidad para esconder cuerpos y el arpón del Marine, puedes despejar toda el área. Puedes usar tu pistola sin que salte la alarma, pero si un soldado dispara contra ti en vez de contra una diana, la alarma sonará. Una vez despejada la zona, devuelve al Marine a la seguridad del agua y arrastra al Boina Verde en el sentido contrario a las agujas del reloj, pegado al muro, hasta que llegue a la puerta más al oeste. Tienes que despejarla, para que el Espía pueda robar el uniforme. Tómate tu tiempo, eliminando a los primeros soldados en el interior con tu cuchillo; deposita los cuerpos en el lateral de algún edificio. Haz lo mismo con los cuatro centinelas que hay fuera de la puerta. Tu máxima amenaza es la patrulla de tres hombres que pasa a través de la puerta; evítales a toda costa. Una vez que la puerta esté despejada, haz que el Espía se arrastre y robe el uniforme.
En este punto, haz que el Zapador y el Conductor se arrastren en el sentido contrario de las agujas del reloj, alrededor del castillo y se escondan tras la roca donde empezaron el Boina Verde y el Espía. Ahora usa al Espía y al Boina Verde para despejar un camino hacia el emplazamiento del mortero que vigila el tanque. Libre el camino, haz que el Zapador se arrastre dentro del complejo y coloque una de las bombas justo en la base del cañón. Después, devuelve al Zapador a su posición inicial tras la roca. Lleva hasta allí también al Boina Verde y al Espía.
Antes de detonar la carga, mueve al Conductor dentro del patio, siguiendo el mismo camino que tomo el Zapador. Colócale al lado de la escalera que hay al sur del cañón. Los próximos minutos van a ser puro caos. Divide la pantalla de modo que tengas al Zapador en una ventana y al Conductor y al tanque en otra; vuela el cañón y, mientras suena la alarma y el infierno se desata, haz que el Conductor corra a toda velocidad hacia el tanque.
Ocupado el tanque, la misión está prácticamente ganada. Muévete por todo el mapa, eliminando cada soldado que veas. Destruye los cuarteles generales, simplemente para escupir a Hitler, y destruye las dos V 2 . Cuando el patio esté completamente limpio de enemigos, haz que el Zapador vuele el edificio principal del castillo, usando un explosivo. Mete a todos tus comandos en el tanque, haz que el Conductor lo lleve hacia el sur al punto de salida.
¡FIN DE LA GUERRA!

« XIX: La Hora de la Represalia | Personajes »

Otra guía realizada por el gran estratega SkaZZ (ó Rincewind en el IRC). Es uno de los mejores juegos de estrategia que he visto, ¡y está hecho en España! Lo único negativo parece ser un bug en el juego, en la misión 15. De todas maneras un gran juego, y totalmente recomendable. Documento realizado el 15 de octubre de 1998, con el apoyo de CGW.
Versión HTML el 1 de febrero del 2000.
Versión HTML para Zonadictos el 18 de abril del 2002.