portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss
A Sangre Fría
  • Fecha de salida: Octubre de 2000
  • Desarrollador: Revolution Software
  • Distribuidor: Ubi Soft
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra A Sangre Fría en amazon.es con grandes descuentos!

Cuartel de Seguridad

Tras la secuencia de vídeo, comienza la misión. Un robot empieza su patrulla, así que nosotros caminaremos hasta llegar a un punto donde el robot desaparece, aprovechando para escondernos tras unas cajas. Cuando el robot retome su patrulla, síguelo a una distancia prudente desde la que no te detecte. Una vez dentro de la saga de recarga (no conviene adentrarse demasiado, si lo hacemos el robot estático de vigilancia terminará con nosotros) colocaremos una mina EMP en el punto de recarga, y nos ocultaremos tras el hueco que hay entre las cajas y la pared. Cuando el robot vuelva de su patrulla estará perdido, pero de momento dejaremos la mina en el mismo punto de recarga. Tenemos que atraer la atención del robot estático, así que le disparamos y corremos de nuevo a nuestro escondite. El robot se dirige hacia nosotros, pero antes de que nos alcance habrá pasado a la historia. Tras estos momentos de tensión, recogemos la mina y seguimos nuestro camino.

Abandona la sala de recarga y sigue por el pasillo. Verás dos puertas en frente, cada una de las cuales lleva hasta una sala de interrogación. Hay unos guardias a los que, de momento, dejaremos en paz, así que continuaremos hasta llegar a la habitación con las celdas. Continúa hasta la puerta de la celda que hay más cerca de la cámara (la primera empezando por la izquierda), y veremos que Alexandra, la hija de Tolstov se encuentra en su interior. Tienes que hablar con ella de todo lo que puedas, sobre todo preguntarla por su padre. Esto resulta especialmente importante, pues de otro modo no podríamos continuar nuestra aventura. Tras esta conversación, sigue hasta el otro lado del corredor y acciona la puerta, para comprobar que está cerrada. Vuelve a conversar con Alexandra sobre esta puerta, esta te dirá que está cerrada, pero que si se llama al guardia éste la abrirá, para llegar hasta aquí. Alexandra llamará al guardia, así que nos escondemos en el pasillo de al lado, para eliminarlo cuando pase por la puerta. Espera a golpearlo por la espalda con un puñetazo, mientras habla con Alexandra para no llamar la atención demasiado. Cuando lo hayas eliminado, sigue por la puerta que estaba cerrada, y que ahora nos permite explorar el resto de las instalaciones. En la sala contigua verás dos puertas y unas escaleras que llegan hasta el nivel del suelo. Una de las puertas no se puede abrir hasta que consigamos una tarjeta de seguridad, así que entraremos por la otra hasta una almacén, donde cogeremos una llave de alcantarilla. Vuelve a la sala anterior y sube por las escaleras hasta el nivel del suelo. En esta zona deberemos tener muchísimo cuidado, pero lo que no debemos hacer nunca es sacar el arma, para amenazar a nadie, ya que se activarán las alarmas y el juego habrá terminado. Sigue por la puerta que hay tras las escaleras, ahora estaremos en el vestíbulo principal. Hablaremos con el oficial, y sobre todo procuraremos no pasar por debajo del arco detector de armas, porque evidentemente saltaría una alarma. Sigue hacia las escaleras y sube hasta el primer piso. Una vez allí comenzará a sonar la alarma, así que nos veremos forzados a volver a bajar por las escaleras, y tratar de hallar un modo para desconectar la alarma del primer piso y las ametralladoras. Habla con el oficial de nuevo, te dirá que localices al oficial de guardia. Ve hacia las habitaciones de la izquierda y habla con los oficiales sobre las armas y el oficial de guardia. Ve hasta los servicios de las duchas y allí encontrarás al oficial de guardia. Enseguida descubrirás que ha dejado su tarjeta de acceso en su taquilla, y que los controles de la alarma están en la sala de energía. Vuelve hasta la zona donde están los otros oficiales y vuelve a conversar con ellos. Con esto descubrirás que en la sala de reuniones hay una lista, así que busca esta sala donde podremos conseguir el nombre del oficial de guardia. Ve hasta la oficina del oficial de guardia y usa el ordenador con el Rémora para buscar datos sobre el oficial de guardia. Una de las cosas que descubriremos será el número de seguridad de su taquilla. Ve hasta la sala de las taquillas (junto a los lavabos), y busca la perteneciente al oficial (está al final de la sala). Recoge el pase de seguridad de su taquilla. Vuelve hasta la puerta que hay junto al lugar donde está Alexandra, es la sala de energía, junto a las escaleras. Usa la tarjeta de seguridad y entra, dentro tienes que usar el Rémora en el panel de control, lo cual nos dará acceso a los controles de la alarma, así que los desactivaremos. Regresa hasta las escaleras que nos daban acceso hasta el primer piso, que se encuentran en el vestíbulo principal.

Sube hasta el primer piso, pero no molestes a los guardias porque si no te detendrán. Cruza la puerta del final de esta sala, e ignora al hombre en esta habitación, cruzando por la otra puerta. Aquí te encontrarás con una escalera, que deberás descender usando la llave de alcantarilla para bajarla, y después sube por ella. Estaremos situados en el almacén, sal de esta sala. Sigue hasta el otro lado de la zona de aterrizaje y entra por las puertas dobles. En esta zona deberemos actuar sobre una rejilla que hay en el suelo, tras lo cual, la cámara ofrecerá una visión a través de la misma. En ese momento comenzaremos a escuchar una importante conversación entre Nagarov, Lukyan y Chi. De pronto entrará un guardia, que avisará sobre la detección de un intruso en las instalaciones, por lo que tendremos que aumentar las precauciones. Hay que tener en cuenta que todos los guardias estarán alerta, y dispararán sin preguntar en cuanto nos vean venir. Tras la conversación, volveremos a tener el control, así que regresaremos por donde hemos venido, bajando por la escalerilla, dirigiendo nuestros pasos hacia la estancia que anteriormente vigilaban los dos guardias (primer piso), y ve hasta la oficina principal.

Ahora estamos en la estancia donde se mantenía la conversación de la rejilla. Al final de la estancia, se encuentra el ordenador principal donde deberemos introducir el virus. En ese momento nos daremos cuenta de que tenemos problemas con los protocolos. Sal por la puerta más cercana, nos encontraremos ahora en un pequeño corredor. Entra por la puerta del lado opuesto del corredor, y habla con el programador. Él puede descargar los protocolos en nuestro Rémora, tras lo cual volveremos hasta la oficina principal, con lo que habremos cumplido uno de nuestros objetivos. Vuelve a la zona de aterrizaje y entra por la habitación de la izquierda. Cruza por la otra puerta y entra en la sala con el ordenador (es muy parecido al ordenador principal). Intenta sacar la célula de datos del ordenador, te darás cuenta de que está averiado y necesitas una herramienta para conseguirlo. Necesitamos volver hasta el piso inferior, pero prepararemos nuestras armas, ya que aparecerán tres hombres con muy malas intenciones... elimínalos. Cuando hayas terminado, busca a un hombre gordo y pregúntale sobre una herramienta para remover un disco duro. Él nos dirá que podemos encontrarla en las habitaciones que hay junto a la sala de la rejilla, el almacén. Ve y recoge la herramienta, tras lo cual volveremos hasta el primer piso, a la habitación con el ordenador principal, al que quitaremos el disco duro. Una vez conseguido el disco duro, saldremos de las instalaciones por el mismo lugar que usamos para entrar.

« Las Minas: Sección B | Viaje en Tren »

Solución escrita en la Computer Gamming World, número 60 (Edición Española), y retocada por SkaZZ. Terminé el juego, pero no tenía ganas de escribir una solución porque, además, estaba haciendo otras cosas de la web que estás viendo. Bueno, el juego me recordó mucho a Metal Gear Solid en cuanto a la historia, pero tiene mejoras cosas que él.
Documento escrito en oculto HTML el 25 de junio del 2001.