Warning: opendir(../imagenes/pc/hitman47/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Hitman: Codename 47 para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el jueves, 5 de agosto de 2004

Hitman: Codename 47
  • Fecha de salida: 2000
  • Desarrollador: IO Interactive
  • Distribuidor: Eidos Interactive
  • Plataforma: PC
  • Género: Acción
  • Textos: Castellano
  • Voces: Inglés

¡Compra Hitman: Codename 47 en amazon.es con grandes descuentos!

Hitman supuso una interesante variante para los fans de la acción. En vez de tener que ir avanzando a tiro limpio se nos daba la posibilidad de hacerlo todo sigilosamente -dentro de unos límites- y pasar desapercibidos para que el enemigo ni supiera quién había estado allí. El resultado es bueno, sin duda y nos vemos inmersos totalmente en las misiones... salvo por un par de detalles que impiden que el juego alcance la perfección, siendo aún así un buenísimo trabajo y digno de llamarse ‘El Commandos de la acción".

HISTORIA

Hitman, nombre en Clave 47, es un extraño personaje del que poco o nada se sabe. Su única identificación es un misterioso código de barras que tiene grabado en la cabeza. Sin saber por qué, se encuentra encerrado en una especie manicomio, hasta que un siniestro hombre lo libera y entrena para convertirlo en un asesino profesional sin escrúpulos, ya que parece ser que 47 tiene un don natural para este trabajo.

Después de completar su entrenamiento, Hitman empezará a trabajar para una agencia que le encargará una gran variedad de misiones, como montar guerras de bandas en Hong Kong, asesinar a mafiosos o eliminar a un traficante de drogas. Son misiones totalmente suicidas, por lo que el sigilo será absolutamente imprescindible para no acabar hecho un colador.

GRÁFICOS

En Hitman visitaremos muchas y muy variadas localizaciones, desde Hong Kong hasta la selva, pasando por hoteles y muelles de carga. La cantidad de detalles que tienen los escenarios es abrumadora –mención especial al nivel del hotel, probablemente la más bonita misión de todas-: las distintas habitaciones y zonas del restaurante de Lee Hong, el enorme hotel de Budapest, con sus Botones y vigilantes por aquí y por allá o con su sauna, la frondosa selva, los desoladores muelles con restos de trenes esparcidos por el suelo... una delicia.
Una pena que se note algo de niebla y popping –vemos como los escenarios se van "generando" a nuestro paso-, pero aún así sigue siendo un apartado muy cuidado.

Los personajes se mueven con mucha soltura y suavidad, pero en lo que más destacan –y con diferencia-, llegando a un punto casi perfecto, es con su física a la "hora de morir". Cuando Hitman abate a alguien, el desafortunado cae de una forma sorprendentemente realista: si cae sobre una silla quedará "sentado" en ella, si se choca contra la pared quedará apoyado allí, o si le damos con una potente arma saldrá catapultado hacia atrás dando volteretas y rondado por el suelo... simplemente espectacular, al igual que cuando arrastramos a alguno de ellos para esconderlo. Aún así, siempre queda alguna vez en que, por ejemplo, un brazo "atraviesa" una pared pero nada que llame mucho la atención.

MÚSICA Y FX

Un apartado que no destaca mucho, pero tampoco es que el juego lo requiera de una forma exagerada.
Lo mejor y más necesario son los efectos de sonido como los disparos, explosiones y demás. No hay mucho que decir, cada arma tiene su ruido característico y suenan genial, con una gran potencia. Nada que objetar.

La música del juego no destaca, está ahí en las ocasiones en las que es necesaria para quitar el vacío y meter un poco en ambiente, pero siempre muy de fondo y sin llegar a ser importante. Aún así, siempre es de agradecer tener alguna melodía sonando para que no queden tan sosos los niveles.

El juego está completamente doblado en inglés, con una calidad bastante buena, aunque tampoco hablan demasiado... eso sí, está subtitulado al español.

JUGABILIDAD

Ahora llega lo delicado. Hasta este momento tenemos un juego con un apartado técnico muy bueno: unos gráficos muy bonitos, un apartado sonoro correcto, escenarios llenos de detalles, física impresionante... pero hay que hablar de lo que de verdad importa en un juego, y aquí Hitman: Codename 47 tiene alguna que otra dificultad, además de un grandísimo número de virtudes.

Lo que más diferencia a Hitman de la mayoría de los otros juegos de acción es que no se basa en apretar el gatillo contra todo el que se interponga en nuestro camino. Estamos en una gran inferioridad numérica, algo que pasa en muchos otros títulos de acción, pero en esta ocasión se nota realmente. No podemos entrar en el campamento fortificado que hay en una misión portando una metralleta y un par de cargadores, porque probablemente no pasaríamos de las patrullas iniciales –aunque es cierto que se siguen pudiendo hacer "truquitos" para cazar a los soldados más fácilmente de lo que debiera-. Hay que intentar pasar desapercibidos siempre que se pueda –sobre todo porque hay veces en las que, si nos descubren, nuestra víctima se "atrincherará", rodeado de un montón de enemigos y con las entradas bloqueadas-.
Esto se puede conseguir de muchas maneras, o bien buscando caminos poco vigilados, eliminando a los guardias antes de que nos vean, teniendo que esconder sus cadáveres para que otro enemigo no dé la voz de alarma, o disfrazándonos como ellos –robándole la ropa a un enemigo muerto o con alguna que encontremos por ahí-.
Como se puede ver, hay muchas posibilidades y caminos para completar las misiones silenciosamente. Esto sin duda alarga la duración del juego, ya que se pueden buscar maneras alternativas de pasar cada misión, aunque hay veces en las que que liarse a tiros es casi inevitable.

Un factor vital a la hora de llevar a cabo las misiones es el armamento y material que podemos necesitar. Hay una gran variedad, desde el clásico cuchillo a la útil pistola con silenciador o armas menos comunes como la cuerda de estrangulamiento. Luego también hay armas más pesadas, como UZIs, escopetas o metralletas "pesadas", aunque éstas últimas, al ser tan grandes, deben llevarse siempre en la mano, por lo que los enemigos se mostrarán hostiles si nos ven –a destacar el rifle de francotirador portátil, que se desmonta y lleva en un maletín para que nadie nos descubra-.

Al principio de cada nivel, se nos deja elegir qué armas queremos escoger para utilizar y tener a mano, pero cada una tiene un precio, además del de su munición. El dinero para la compra de armas y municiones viene de las misiones: por cada misión que completamos nos dan un determinado número de fondos como recompensa, que habrá que usar sabiamente para no desperdiciar. Por el contrario, por cada civil o persona inocente que matemos, se nos descontará una considerable cantidad de dinero de la recompensa total –no se trata de hacer una carnicería, sino de cumplir UN determinado objetivo-, llegando incluso a darse por fracasada la tarea si hemos eliminado demasiados. Un sistema sencillo, con muchas posibilidades y geniales resultados. Hasta ahora son todo virtudes.

El problema es que, a la hora de infiltrarnos, se echan en falta movimientos de sigilo más serios y completos, en plan Metal Gear, como pegarse a las paredes, arrastrarse, y cosas por ese estilo, ya que las acciones de 47 prácticamente se reducen a andar, correr, disparar y agacharse... una lástima, porque la parte de infiltración podría haber dado aún más de sí, aunque tampoco es algo muy grave.

Otro defecto es la reacción que tienen los enemigos en algunas ocasiones a nuestro comportamiento. A veces, cuando hacemos ruido al eliminar a uno de sus compañeros y vienen a ver qué pasa, se quedan quietos, sin hacer nada y uno no sabe si le van a disparar o no, siendo bastante incómodo no saber si atacarles primero a ellos, no sea que realmente no nos vayan a atacar y echemos por tierra la misión para nada al dar la alarma...
Y otra cosa bastante más molesta es que los enemigos reaccionan de una forma exageradamente agresiva ante cualquier movimiento extraño nuestro. Es decir, basta con hacer algo minimamente sospechoso para que nos acribillen a tiros, cuando sería mejor que al principio llamáramos sólo un poco la atención y luego, si la cosa sigue resultando sospechosa, seamos descubiertos, pero no que por abrir una puerta errónea –en algunas nos avisan de que no se puede pasar pero en otras no- nos acribillen a tiros.

El control del juego al principio es un tanto incómodo –puede que algunos necesiten redefinir las teclas predeterminadas- pero, en cuanto uno se acostumbra, no resulta nada difícil manejar al Agente 47. Por defecto, con el teclado numérico se hacen los movimientos -andar, correr...- y se dirige la cámara y dispara con el ratón y bueno, poco más... no es nada complicado controlarlo pero sí un poco acostumbrarse.

Sin embargo, si hay algo que realmente puede hacer que varios jugadores dejen el juego antes de terminarlo, es el hecho de no poder salvar la partida dentro de cada misión. Pues sí, hay que empezar de cero siempre que nos maten, y teniendo en cuenta que es realmente fácil que lo hagan, la cosa se puede volver soporífera –sobre todo en las últimas, largas y difíciles misiones-. Realmente es una pena que por un pequeño fallo se eche a perder un considerable rato de trabajo, pero aún da más pena que muchos jugadores puedan dejar el juego por esto.
Lo que en principio parece una buena idea –ayuda a meterse más en las misiones y a tomarse todo en serio y con mucha precaución- acaba volviéndose demasiado aburrido. Y es que con este sistema da mucho más "miedo" volcarse totalmente en una misión porque es muy probable que, tras estar veinte minutos limpiando medio nivel a cuchillo y escondiendo cadáveres sin que el enemigo se entere siquiera de que estamos allí, todo se eche a perder por un pequeño fallo o error, sin más remedio que volver a tener el mismo escenario lleno a rebosar de enemigos. Es decir, todo lo que hemos hecho no ha servido para absolutamente nada. A ver quién es el valiente que vuelve a empezar la misión en ese mismo momento... sin duda, no es nada divertido y desanima mucho que pase algo así.
Es lógico no poner un sistema de guardado en cualquier momento de forma ilimitada, porque el juego sería extremadamente fácil y no habría tensión alguna, pero por lo menos unos puntos de control al ir completando los objetivos o algo así... esta forma es demasiado pesada.

DURACIÓN Y DIFICULTAD

Hitman es muy complicado. Hay muchas misiones, los objetivos suelen ser difíciles, y hay que tener mucha paciencia para ir avanzando. Si a eso les sumamos las, en ocasiones, inesperadas reacciones de los enemigos y el tener que empezar de cero los niveles por cualquier error, tenemos un juego largo y difícil, pero de una forma engañosa, ya que la mayor parte del tiempo la pasaremos rehaciendo todo lo que ya hemos hecho en vez de estar avanzando en lo que nos falta, como debería ser.

CONCLUSIÓN

Hitman: Codename 47 es un juego muy completo, original y divertido, además de ser una interesante variante para los que ya estén cansados de darle al gatillo desenfrenadamente. Es largo y complicado, por lo que requiere muchísima paciencia por parte del jugador, sobre todo por la falta de sistema de guardado dentro de cada misión, que hace que tengamos que repetir una y otra vez lo mismo hasta que podamos terminarla entera. Por lo demás es un gran juego, con un apartado técnico muy bueno –a destacar la física de los cuerpos- y que sin duda ofrece mucha variedad. Un título a tener en cuenta.