Warning: opendir(../imagenes/ps2/ridingspirits2/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Riding Spirits II para PlayStation 2 - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por Pepet el jueves, 5 de agosto de 2004

Riding Spirits II
  • Fecha de salida: Mayo de 2004
  • Desarrollador: Capcom
  • Distribuidor: Ubi Soft España
  • Plataforma: PlayStation 2
  • Género: Velocidad
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Riding Spirits II en amazon.es con grandes descuentos!

Spike ha desarrollado este juego que pretende proponer a los poseedores de PlayStation2 un estilo más simulador, con un grandísimo número de motos personalizables y varios modos de juego donde poder exprimir nuestros vehículos de dos ruedas. Riding Spirits lo consideran como "el Gran Turismo de las motos", y al margen de si verdaderamente se trata de una copia o no, lo que sí podemos decir es que RSII es simplemente un juego correcto, que no pasa del calificativo "bueno".
Otra cosa a destacar de esta saga es que es una de las pocas en llegar a Europa tras muchos títulos de origen nipón, que por economía u otros motivos no se han atrevido a expandirlos más allá del país del sol naciente.
El género de velocidad, más concretamente el de motociclismo, estaba caracterizado principalmente por juegos de un estilo arcade, los más importantes los de MotoGP, que no pasan de ser una mezcla entre simulación y arcade. Pero a partir de ahora, con el juego de Spike, se ha decantado definitivamente por la simulación, que a pesar de ser un manejo un tanto extraño, es de agradecer para los más exigentes.

GRÁFICOS

Incomprensiblemente malos. En estos momentos de la consola de Sony no se entiende que se siga con gráficos pocos trabajados con la única posibilidad de obtener un resultado pobre.
Los gráficos de RSII son muy discretos a estas alturas del mundo de los videojuegos. Los escenarios están faltos de detalles y dan sensación de vacío, uno de los motivos por el cual podremos ver un total de doce motos en según qué pista. La introducción es simple y refleja el poco trabajo que se le ha dedicado a este apartado. Los menús son fáciles de navegar por ellos y las reproducciones de las motos es algo que podría aceptarse, pero igualmente pierde peso tras fijarse en los neumáticos, redondos en el menú y no en acción. Con tal de poder ver reflejada la semejanza entre Gran Turismo y Riding Spirits, contaremos con solamente dos cámaras, la externa y la interna con los dos relojes de velocidad y revoluciones.
Las animaciones de los motoristas son también mediocres, sobretodo en los accidentes donde siempre acabaremos –sobre cualquier tipo de frecuencia del choque- con el mismo movimiento del piloto, o al menos muy parecido.
A nivel de detalles, muy pocos. Las marcas de las ruedas al derrapar, el humo del tubo de escape cuando estemos en punto muerto o el que desprenderemos al quemar rueda; esto último muy espontáneo.
Las repeticiones son simples, poco televisivas, y empeoran tras observar cómo pasan las motos y el sonido no se corresponde con la lejanía o cercanía de éstas.

MÚSICA Y FX

Otro aspecto a mejorar. En cuanto a la música no hay nada que destacar, simplemente el típico ritmo para los menús y no mucho mejor para las carreras.
La cosa cambia a la hora de escuchar los rugidos de nuestras motos, ya que los técnicos en sonido han impuesto en el juego un sistema llamado M.R.S.S. (Motorcycle Real Sound System) y han intentado implantar una dosis de realidad a RSII, aunque no lo han conseguido, pues los sonidos tienen la particularidad de ser artificiales y dar un aspecto robotizado a los motores. Añadir como decíamos anteriormente, que el sonido de las motos no se corresponde con la distancia a la que se encuentran.
El juego no contiene voces y quizás se echarían en falta para el tutorial de los entrenamientos.

JUGABILIDAD

Es lo que salva al juego. Pese a no tener un manejo perfecto de los vehículos, sí da un toque de simulación y realidad para los que buscaban desde hace tiempo un control más exigente en juegos de motociclismo.

En el modo Riding Spirits tendremos a disposición un total de 330 motos (de 49 a más de 1000 c.c.) de 19 marcas distintas (de Italia, Alemania, Japón, Suecia, Austria y Gran Bretaña) y un gran número de cascos y trajes para competir en 40 campeonatos, en 15 circuitos distintos como Suzuka, Motegi, Rich Table y otros circuitos muy virados al estilo de Kaido Battle o Battle Gear. Conforme vayamos avanzando carreras y campeonatos, iremos comprando motos nuevas en el concesionario y vendiendo otras en el centro comercial, o simplemente nos las regalarán al ganar dichas pruebas, las modificaremos para sacar un mayor rendimiento en la tienda de recambios (motor, transmisión, suspensión, reducción de peso, neumáticos y alguna cosa más) y completaremos el panel de campeonatos. Todo muy parecido a Gran Turismo.
A parte, podremos encaminar una serie de pruebas variadas en el modo 100 Battle Mode, donde iremos compitiendo contra otros rivales respetando los requisitos e ir subiendo en el ranking hasta llegar a lo más alto tras ganar al 99º y último rival.
Si seleccionamos el modo Arcade, nos darán a elegir entre tres formas diferentes de correr (contra otros rivales en Quick Race, contra el tiempo en el modo Time Trial limitándonos el circuito y la moto, y batiendo récords en Record Trial).
En el modo VS deberemos escoger primeramente la categoría que nos apetezca y luego ya podremos competir a pantalla partida horizontal o verticalmente según lo que indiquemos en el menú de opciones.
Finalmente, la opción Gallery, donde tendremos que desbloquear las interrogaciones conforme vayamos avanzando en el juego. A parte de poder reproducir nuestras repeticiones guardadas y poder introducir trucos.

Pero lo que realmente interesa y llevamos comentando desde el principio es el manejo de las motos, ahora más realista y simulador que otros títulos del mismo género. En carrera, aunque podemos desactivarlo en las opciones, tendremos que repartir el peso del piloto hacia delante, hacia atrás y hacia los lados para una mayor precisión en las curvas o una mayor velocidad punta en las rectas, todo ello con los botones superiores (por defecto) del mando Dualshock2. Al mismo tiempo, en las frenadas, podremos precisar con qué rueda queremos hacerlo, con la delantera o la trasera; dos buenos detalles.

CONCLUSIÓN

Es un juego que no supera lo correcto, que carece de mayor trabajo gráfico y sonoro, y que por el contrario, posee detalles logrados en la jugabilidad que hacen de ese manejo un tanto extraño, un juego que poco a poco te va gustando más y que sobretodo agradecerán los fanáticos más exigentes del motociclismo.