Warning: opendir(../imagenes/pc/imperivm/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Imperivm: La Guerra de las Galias para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el viernes, 26 de marzo de 2004

Imperivm: La Guerra de las Galias
  • Fecha de salida: Octubre de 2002
  • Desarrollador: Haemimont
  • Distribuidor: FX Interactive
  • Plataforma: PC
  • Género: Estrategia
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Imperivm: La Guerra de las Galias en amazon.es con grandes descuentos!

Hace ya un tiempo, FX Interactive nos sorprendió editando un juego de estrategia llamado Tzar, de Haemimont Games. Tzar no tardó en ser denominado el "nuevo clásico de la estrategia en tiempo real" y en convertirse en uno de los juegos más vendidos de España, en parte debido muy probablemente al habitual cariño que FX proporciona a sus productos. Pues bien, Imperivm llega de la mano de los mismos creadores, con toda la experiencia acumulada con Tzar y con el mimo habitual de FX, desde luego muy prometedor.

LA GUERRA DE LAS GALIAS

Aunque hubo algunas campañas con una ambientación más "real" en Tzar, como el Cid y la Reconquista, todo el juego tenía un aire mágico por los cuatro costados, con dragones, orcos, golems... en Imperivm se ha pasado por completo al lado realista, a la guerra entre galos y romanos durante el año 51 a.C.

Así pues, en esta ocasión podremos seleccionar si queremos dirigir a los romanos o a los galos en las batallas más importantes que tuvieron lugar en esta época. Cada ejército tiene unidades totalmente caracterizadas y diferenciadas, con distintas habilidades y aspecto, tal y como vimos en Tzar, así que no consiste simplemente en que cada unidad tenga un colorcito cambiado en la ropa: hay que aprender a manejar cada ejército utilizando sus puntos fuertes y cuidando los débiles.

GRÁFICOS

Lo primero que se aprecia al empezar a jugar es que la resolución mínima es 1024 x 768. Esto, probablemente, "suaviza" la mayoría de los errores gráficos que podría tener el juego, pero también puede ser un problema para los que tengan el equipo más justo, ya que el rendimiento será menor, sin embargo esto se compensa con un motor gráfico muy depurado y veloz. Y es que realmente es una gozada estar en una batalla de quinientos guerreros y que el juego apenas se ralentice, una maravilla.

Todas las unidades en Imperivm están representadas con un tamaño adecuado, detalles alucinantes –podemos ver, por ejemplo, como las capas ondulan al viento mientras movemos a nuestros hombres- y todas están diferenciadas de las otras clases. Cada personaje del juego se mueve con unas animaciones alucinantes y fluidas, haciendo que los combates sean una gozada, lo único que se les podría criticar es la falta de una animación "correr", ya que cuando llevamos un ejército y alguna unidad se queda atrás, empezará a acelerar para alcanzar a su grupo y se moverá mucho más rápido de lo normal, pero con la misma animación de andar... un poco extraño.

Los escenarios tienen un detalle simplemente soberbio –y los hay además a tamaños industriales-. Montículos, árboles, rocas, cuevas, monumentos, altares, volcanes, campamentos, fortalezas, ciudades... todo lo que necesitan los escenarios de un juego de estrategia lo tiene Imperivm, con una "solidez" y calidad sobresaliente.

En la configuración del juego, prácticamente lo único que se puede hacer es subir la resolución –siempre con un mínimo de 1024 x 768, como ya se ha dicho más atrás- y desactivar algunos efectillos como los movimientos del agua y demás, para mejorar el rendimiento en los ordenadores que tengan algunos problemas para correr el juego a tope.

MÚSICA Y FX

Uno de los apartados más cuidados del juego, sin duda. A lo largo de todas las batallas, iremos acompañados de varias melodías para ambientar un poco las situaciones. No se comportan de distinta manera dependiendo de lo que ocurra en la lucha y tampoco hay muchas distintas, pero cumplen a la perfección su misión –a destacar el tema principal, muy agradable-.

Los efectos de las espadas, hachas, lanzas, flechas y escudos entrechocando, ruidos de los animales salvajes o gritos de las tropas al morir están conseguidos a la perfección y ambientan las batallas tal y como tienen que hacerlo, aunque quizás se oyen muy pocos sonidos de éstos juntos en las luchas más gigantes, probablemente para no saturar tanto los altavoces –que era algo que ya pasaba en su predecesor, Tzar y que, aunque estaba bien, llegaba a cansar oír tantos gritos y espadazos juntos-.

Pero donde el sonido se lleva la nota más alta, como es habitual en los juegos distribuidos por FX, es en el doblaje. Pues sí, pese a ser un juego de estrategia, que puede llevar a pensar que no requiere muchos cuidados en este aspecto, todas las voces de las unidades y de los personajes en la campaña han sido doblados a la PERFECCIÓN por actores de doblaje profesionales, que ponen sentimientos a cada frase. Sobresaliente para FX en este apartado, como siempre –si es que hasta las respuestas de las tropas cuando les mandas una acción están "sentidas"...-.

EL CONCEPTO RTC

Así lo han bautizado los creadores: Real Time Conquest. Imperivm nos ofrece una nueva forma de jugar a la estrategia, que dista bastante de otros juegos del género. En Imperivm, la parte administrativa y de la construcción queda totalmente de lado, todo lo que sea necesario utilizar en la batalla ya está construido al comienzo de la misma. La única forma de ampliar nuestros dominios es conquistando estructuras y fortalezas enemigas, o neutras. Es decir, se acabó el manejar campesinos para construir cuarteles y ciudades, se nos centra totalmente en la parte militar de las batallas.

Básicamente, los conceptos son éstos: los únicos recursos que manejamos en el juego son el oro y los alimentos. El primero sirve, principalmente, para crear nuevas unidades, mejorar las existentes o ampliar algunos edificios. Los alimentos, aunque también sirven para algunas cosas más, son fundamentalmente para mantener en plena forma a nuestras tropas. Si las unidades no llevan comida con ellas, su vitalidad irá disminuyendo y serán arrasadas fácilmente en cualquier batalla. Para evitarlo, debemos cargar mulas con víveres para que acompañen a nuestros guerreros y les puedan proporcionar alimentos.
Otro elemento importante que se ha añadido en Imperivm –que ya se ha visto en otros juegos como Warcraft III, o el mismo Tzar, aunque en este último en menor medida- es el toque de rol. Ahora todas las unidades tienen un nivel que va aumentando en las batallas, cuanto más nivel tiene una unidad, lógicamente, más fuerte es, así que es vital entrenar bien a nuestros hombres para que no se queden atrás.
Por último, pero no por ello menos importante, otra novedad que hay que comentar es la inclusión de los héroes. Los héroes son guerreros especiales que son capaces de dirigir hasta cincuenta tropas a la vez, un factor vital en las batallas más numerosas para no tener a todos nuestros hombres desperdigados. Como es de esperar, los héroes comparten parte de su experiencia con las tropas que le han sido asignadas, lo que significa que un héroe con mucho nivel tendrá tropas más fuertes que otro con menos experiencia. Así que se vuelve importantísimo el mantener a los héroes con vida para que vayan subiendo de nivel y que, de este modo, nuestro ejército sea más poderoso.

Como último detalle a comentar, en las fortalezas y poblados veremos campesinos andando de un lado para otro, sin embargo no es posible manejarlos. Se han puesto para que no parezca una ciudad desierta y se vea a gente trabajando en ella, lo que ayuda a mejorar la ambientación. La única manera que tenemos para manejar un campesino, es al trasladarlo de una ciudad a otra. Esto se hará bastante importante en algunas batallas, debido a que cuanta más población –campesinos- tenga una fortaleza o aldea, más recursos producirá, así que si capturamos una aldea que está muy cerca de la fortaleza enemiga, lo mejor será llevarse a toda su población a nuestros dominios, antes de que nuestro rival la recapture.

Éstos son, más o menos, los conceptos clave. Por supuesto que no faltan las ampliaciones de las tropas, nuevas tecnologías y demás, pero como ya se ha dicho, esto no es lo más importante en Imperivm.

¡A LA BATALLA!

El juego consta de un modo Estrategia y un modo Aventura. El primero es la clásica batalla "suelta" en la que podemos personalizar todo, desde estación del año –aunque esto sólo afecta visualmente, las tropas siguen reaccionando igual-, aparición de animales salvajes o no, campamentos teutones –mercenarios que se pondrán al servicio del primer ejército que consiga vencerlos-, número de rivales, equipos, etc. En definitiva, lo llamado ‘Mapa aleatorio’ en otros juegos de estrategia, con personalización a tope y además con varios mapas ya hechos bastante interesantes.

El modo Aventura es realmente el modo ‘Campaña’. Tenemos una misión de entrenamiento que nos pone rápidamente –y lo que es más importante, de una forma entretenida- al corriente de todos los conceptos y formas de jugar de Imperivm, con misiones prácticas y bien llevadas.
Luego tenemos la verdadera campaña del juego, que es una larguísima aventura en la que encarnamos a Lárax, un héroe galo que se enfrentará a un ejército teutón que asola la Galia.
Esta campaña principal que nos ofrece Imperivm podría calificarse de genial, es larga, tiene un desarrollo muy correcto, es variada, divertida y sobre todo está bien hecha, aunque llegados a determinado punto ya parece que se ha intentado sacar demasiado de sí a la historia, no termina nunca... aún así, se agradece una campaña de calidad como ésta y que ayude a alargar tanto la vida del juego.

En la actualización a la versión 1.15 del juego, se han añadido, entre otras cosas claro, dos minijuegos más al modo Aventura. Uno de ellos es una especie de matamarcianos pero en vez de con naves y marcianos, con un arquero y ejércitos enemigos.
El otro es una especie de modo ‘Survival’ en el que debemos ir resistiendo los ataques enemigos, teniendo opciones como recuperar salud o contratar algunos hombres más tras resistir durante un tiempo. Por si la campaña original fuera poco, dos minijuegos acompañándola... ¿qué más se puede pedir?

DURACIÓN Y DIFICULTAD

Bueno, respecto a la duración pues ya prácticamente se ha comentado todo. La campaña es larguísima y, para cuando ya nos la acabemos, tenemos el modo Estrategia, los minijuegos y el juego online, es decir, que tenemos Imperivm para rato.

Este "sucesor" de Tzar no se podría calificar de muy difícil. Pero es debido a su sencillez de manejo: apenas empecemos a jugar el tutorial nos haremos con el juego enseguida, ya que el sistema de control está perfectamente resuelto. Hay niveles de dificultad para todos los gustos y la campaña tiene una curva de dificultad perfecta. Sobresaliente también en este aspecto.

CONCLUSIÓN

Imperivm es un estupendo juego de estrategia. Incorpora interesantes e innovadores conceptos, es sencillísimo de manejar y ofrece enormes posibilidades. Además, es ideal para aquellos estrategas que prefieren centrarse en la parte militar y olvidarse de "manejar campesinos y construir casitas". Un gran juego, con una perfecta localización a nuestro idioma y a un precio insuperable.