Warning: opendir(../imagenes/pc/blackmirror/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de The Black Mirror para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el martes, 3 de febrero de 2004

The Black Mirror
  • Fecha de salida: Noviembre de 2003
  • Desarrollador: Unknown Identity / Future Games
  • Distribuidor: FriendWare
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Inglés

¡Compra The Black Mirror en amazon.es con grandes descuentos!

Hará unos cinco meses que supimos por primera vez de The Black Mirror y ya entonces le auguramos un futuro prometedor a la aventura checa. Después de un dificultoso proceso de localización llegaba por fin, el diciembre pasado, a nuestras tiendas, sin conseguir un éxito arrollador, probablemente por el casi nulo aparato de publicidad que se ha llevado a cabo por parte de la distribuidora y de la prensa del sector. Sin un presupuesto de altura, un equipo de desarrollo reducido, y como decimos, sin haber sido anunciada a bombo y platillos, esta aventura gráfica de corte clásico se ha revelado como una de las mejores del recién acabado año.

ARGUMENTO

Hace doce años que Samuel Gordon, nuestro huérfano protagonista, no ha puesto un pie en el condado de Black Mirror. Tiempo ha residió bajo la tutela de sus abuelos en el castillo familiar del mismo nombre, pero la muerte de su mujer en un incendio que arrasó la parte vieja de la mansión (muerte de la cual se siente culpable) hizo que se mudara lejos y dejara de mantener relación con aquellos que le criaron, pese a seguir queriéndolos mucho. Sin embargo, una repentina misiva le llama la atención: William Gordon, su abuelo, ha muerto. Inmediatamente Samuel viajará a las tierras del condado para asistir al entierro. Pero tras observar el lugar y las circunstancias del fallecimiento y conociéndole como le conocía, descartar el suicido, decide investigar la verdad sobre el tema: a William le asesinaron.

Así comienza una historia bien hilvanada, en la que las sorpresas se suceden y que se apoya en unos personajes bien construidos, cada uno radicalmente distinto, con sus dilemas y secretos, y que consiguen enriquecer una trama que se ve asimismo potenciada gracias a un guión original (y digo original) bien escogido y escrito.

Para interesarnos en la trama, la secuencia introductoria nos muestra al anciano escribiéndole una carta a su nieto, en la que le pide ayuda para llevar a cabo ciertas averiguaciones acerca del pasado de su clan, y de la hacienda de su propiedad. La carta en cuestión nunca llega a su destino pues el patriarca es arrojado por un ente que no se nos revela desde la ventana de su estudio.

GRÁFICOS

Gráficamente se nos presenta un juego sin pretensión alguna de innovar, sigue una fórmula ya habitual: bellos fondos pre-render de gran detalle y realismo, tétricos y de formas barrocas, que nos sumergen a la perfección en la atmósfera agobiante y viciada que han querido conseguir.

Los efectos de iluminación y los climáticos, tampoco se acercan a la calidad de otras producciones con un presupuesto mucho mayor, pero el porqué de su existencia, es decir ayudar a la ambientación, lo cumplen con nota.

Lo peor en este apartado son los modelos de los personajes: muy toscos, borrosos y las animaciones son más bien malas (me recordaron a los personajes de la versión VESA de Prisoner of Ice, que tiene ya la friolera de 7 años) y los colores son pobres.

MÚSICA Y FX

El sonido tampoco destaca: la música es muy escasa, aunque la justa, estamos ante un juego de suspense en que no se rompe la tensión por una música mal adecuada o insertada. Cumple su cometido, nada más.

Los sonidos son normalitos, repetitivos (mismo bucle de truenos y lluvia constantemente, las puertas al abrirse son todas iguales, etc.).

El doblaje es bueno, la entonación es apropiada a cada personaje y la dicción es buena, tampoco se repiten ostensiblemente los actores de doblaje. Si tus conocimientos en inglés son moderados, entenderás a la perfección todo aquello que se dice.

JUGABILIDAD

La aventura sigue los cánones clásicos de la interfaz point&clic, no tiene más ciencia que el mover el cursor por la pantalla, el cual se irá iluminando allí donde haya una acción programada. Con el botón izquierdo se realiza dicha acción y con el derecho se examinan ciertos objetos (muy pocos ítems serán así examinados). El inventario, que en las conversaciones es sustituido por los diálogos disponibles, está en el margen inferior y el menú de opciones en el superior.

No es este un juego que peque de carencia de descripciones, en The Black Mirror las hay, y muchas, el problema con ellas es que una vez se nos han proporcionado, el ‘punto caliente’ desaparece, por lo que sólo escucharemos una vez la descripción asignada, que en algunos casos (los menos) se amplia con un segundo comentario. Esto disminuye de forma tangible la dificultad, pues aquel objeto que no se ilumine más tras su correspondiente descripción, sabremos que no va a tener ninguna utilidad en toda la aventura.

La dificultad es, como digo, poca, lo que no implica que algún que otro puzzle se salga de madre, aunque son éstos perfectamente lógicos y coherentes. Están la mayoría basados en acciones, usar tal objeto para cual fin. Pocos son los de combinatoria o rompecabezas, contraviniendo la primera impresión que tuvimos del juego a juzgar por la imágenes que el estudio responsable fue filtrando durante su proceso de desarrollo, pero haberlos haylos. No obstante están insertados de forma que cuadren y son de una facilidad evidente. Escasos son también los puzzles basados en la conversación.

El mayor error de esta aventura lo encontramos precisamente allí donde sus creadores no tienen ni voz ni voto, en la localización al castellano. La traducción es muy sui generis, hay palabras que difieren de las usadas en el guión original, frases mal construidas, y no se han contextualizado las traducciones de aquellos lugares que podremos visitar a lo largo de los seis capítulos de los que consta el juego, por tanto lo que ha quedado en muchas ocasiones es un compendio de sinsentidos en unos subtítulos, cuanto menos, ridículos.

CONCLUSIÓN

The Black Mirror tiene algunos defectos y no puede presumir de utilizar la tecnología más puntera. Tampoco trae ningún soplo de aire fresco al género, y evidentemente sus aspiraciones eran mucho más modestas que las de aventuras cuyos creadores han cacareado sin parar las innovaciones y revoluciones de que gozarían, haciendo mucho ruido y trayendo muy pocas nueces, como Broken Sword III: El Sueño del Dragón o The Westerner, que bajo una impecable fachada técnica nos han traido una aventura decepcionante y mediocre respectivamente. Pese a todo Unknown Identity ha conseguido un producto en conjunto digno de mención y mucho más interesante que Revolution o Revistronic en sus últimas producciones.