Warning: opendir(../imagenes/pc/callofduty/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Call of Duty para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el domingo, 18 de enero de 2004

Call of Duty
  • Fecha de salida: Noviembre de 2003
  • Desarrollador: Infinity Ward
  • Distribuidor: Proein
  • Plataforma: PC
  • Género: First Person Shooter
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Call of Duty en amazon.es con grandes descuentos!

Hace varios meses que nos llegó la noticia de que algunos de los chicos que trabajaron en el desarrollo de Medal of Honor: Allied Assault comenzaron un nuevo juego por su cuenta, esta vez como Infinity Ward. El nuevo juego también estaría basado en la Segunda Guerra Mundial. Los mismos creadores, la misma ambientación y el mismo motor gráfico hacían pensar lo peor: un juego hecho a base de "coger de aquí y de allí" para poder colgarse el título de "de los creadores de Medal of Honor", pero lo cierto es que no sólo han hecho un buen juego, sino que supera a su maestro.

ESTO ES LA GUERRA, SOLDADO

Por todos es ya sabido que tanto en Medal of Honor como en Return to Castle Wolfenstein no somos un soldado, sino el soldado que todo lo puede, enfrentándonos con tropas enteras de alemanes, italianos, o incluso zombies o muertos vivientes.

Pero no querían un súper-soldado para Call of Duty, sino un soldado más en el pelotón, y como tal soldado –o tales, ya que seremos distintos a lo largo del juego- tendremos que seguir las órdenes de nuestro superior para que la misión acabe con éxito. Entre estas órdenes –muchas veces heroicas, por supuesto- se encuentran flanquear a los enemigos atrincherados en una casa, mantener fuego de cobertura, entrar en un búnker y despejarlo, o derribar esos malditos aviones stuka que sobrevuelan la zona.

El juego se divide en tres campañas, cada una perteneciente a un ejército distinto: estadounidenses, británicos y soviéticos. Por esta simple razón, y como ya se ha dicho arriba, en cada una de las campañas nos meteremos en el uniforme de un soldado distinto y, como es natural, cada uno con sus propios compañeros, superiores, armas, escenarios y objetivos.

Quizás muchos se pregunten, habiendo jugado a todos los Medal of Honor, si este juego no les aportará más de un déjà vu en vez de un nuevo reto en nuevas misiones. Pues no señor, este juego se salva de esa constante pesadez de matar a enemigos que no paran de salir de la nada en escenarios copiados y pegados que padecen otros juegos. Parecía imposible que la misma gente que ya ha hecho más de un juego con esta ambientación y del mismo estilo de juego lo hayan conseguido, pero lo han hecho.

Los chicos de Infinity Ward han conseguido mantenernos pegados al monitor hasta que caigamos dormidos en el teclado creando una grandísima variedad de situaciones: persecuciones, evasiones en coche, el asalto o defensa de un pueblo, cubrir a un compañero con tu rifle de francotirador... Además, en muchos de los casos podremos realizar un asalto o cualquier otra cosa de varias formas; así, por ejemplo, podemos eliminar a esos nazis que hay tras la barricada yendo directamente hacia ellos disparando –poco recomendable, pero aún viable en niveles fáciles- o podemos optar por realizar una pequeña estrategia e ir por detrás del edificio, entrar por el agujero de la pared y sorprenderlos por detrás; todo vale.

LA LLAMADA DEL DEBER

Tras un breve tutorial en el que se nos enseñan los movimientos básicos del juego, a modo de entrenamiento en un campo de un cuartel, nos meteremos de lleno en el papel del Soldado Martin, de la 101 aerotransportada, unas horas antes del desembarco de Normandía. Antes de ser lanzados, se nos enseñarán un par de diapositivas con mapas mientras nuestro superior nos explica cuál será nuestra tarea. Una vez lanzados en medio del territorio francés, nos encontraremos solos, pues los lanzamientos han sufrido numerosos contratiempos. Ahora nuestra principal misión es encontrar compañeros, ya sean de nuestra división o no, pues en solitario no resistiríamos ni lo que queda de madrugada.

Una vez reunidos con varios compañeros, debemos seguir lo estipulado, por lo que, sin saber cómo, nos veremos corriendo por campo totalmente cubierto por morteros y ametralladoras pesadas alemanas. Puede parecer difícil que los boquetes del suelo o esos cuerpos de vacas muertas nos libren de la muerte mientras cruzamos el campo, pero cuando abramos los ojos, nos daremos cuenta de que ya estamos tras un muro en el que cubrirse más decentemente mientras pensamos en cómo acabar con los artilleros germanos que hay al otro lado... lanzamos una granada y, mientras algunos de nuestros compañeros nos dan fuego de cobertura, otros nos acompañan para acabar con la resistencia.

¿Intenso? Pues esto es sólo el principio del juego. Más tarde nos veremos en la piel del Sargento Evans del ejército británico, con el que protagonizaremos huídas en coche o la infiltración en un acorazado. Pero quizás el que se lleve el gran premio sea Alexei Ivanovich, un simple campesino ruso que de repente se ve metido en una barca camino de Estalingrado.

¡POR LA MADRE PATRIA!

Si ya fue en Medal of Honor: Allied Assault la misión del Desembarco de Normandía la parte cinemática del juego, en este juego lo es la campaña soviética. Todo aquél que haya visto Enemigo a las Puertas sabrá de qué hablo. La inspiración es tal que en una misión tenemos a camaradas con nombres como Danilov o Vassili.

Pero para ver claramente todo esto hay que ver el principio de la campaña. Apareceremos montados en una barcaza con varias decenas de compañeros más, cruzando el Volga, casi a las orillas del último fuerte ruso: Stalingrado.
Mientras varios aviones nazis pasan a unos metros por encima de nosotros intentando dejarnos como un colador, el comisario encargado de nuestra barca nos recuerda que nuestra única misión consiste en avanzar al precio que sea y que cualquiera que se dé la vuelta será tratado como un enemigo más. Pero varias barcas a nuestro alrededor están hundiéndose y los aviones cada vez aciertan más sobre la nuestra. El pánico se apodera de todos los tripulantes y muchos intentan saltar por la borda, por lo que son abatidos por el propio comisario.
Tras angustiosos minutos conseguimos llegar de una pieza a la orilla, donde otro comisario con un megáfono de cartón nos anuncia que debemos trabajar en "parejas": "El que lleva el rifle dispara; cuando el que tiene el rifle muera, el que no lo tiene lo coge". Por supuesto, nos tocó el peor sitio y nos llevamos simplemente un cargador para rifle. Seguimos hacia delante esquivando todas esas MG42 que hacen estragos entre nuestros camaradas hasta que conseguimos acercarnos a un superior con algo de sentido común que nos guiará hacia la supervivencia en la misión.

Pasaremos varias misiones -en las que oiremos cosas del tipo "Muerte a los traidores" seguido por una descarga de tiros hacia los propios rusos o varios anuncios por megafonía alemana intentando convencernos de que los nazis no son nuestros enemigos-, por lo que iremos ascendiendo y siendo enviados a misiones de mayor importancia, lo que nos llevará a participar incluso en la decisiva toma de Berlín.

AGARRA ESE FUSIL Y DEMUESTRA QUIÉN ERES

Una de las características más notables de este juego, que ya ha sido mencionada más de una vez en el análisis, es que por fin dejaremos de ser un súper-soldado y pasaremos a ser un soldado más del pelotón, por lo que el trabajo en equipo se hace prácticamente obligatorio; habrá que tener en cuenta a nuestros compañeros y superiores, y estar bien pendiente a lo que éstos nos dicen.

Durante nuestra tarea, y dependiendo de la campaña en la que nos encontremos, tendremos distintas armas, propias de cada país. Pero a diferencia de muchos juegos, sólo podremos llevar dos armas más la pistola y granadas. De este modo, si nos quedamos sin munición de algún arma, o simplemente queremos cambiar un poco, tendremos que coger alguna del suelo soltando otra de las que ya tengamos.

Como movimientos nuevos, o no muy usuales, tenemos el de tumbarnos y uno que sí es algo más original, apuntar con el arma desde el puente de la misma. Con esta opción ganaremos una gran estabilidad y puntería, pero como desventaja encontraremos una gran lentitud al movernos.
También encontraremos varias armas especiales como los ya clásicos bazookas para acabar con los tanques o las ametralladoras MG42 –estas últimas por fin dejaron de ser un rifle de francotirador automático-, armas antiaéreas o también otro clásico en la "saga", los tanques.

GRÁFICOS

Ya es sabido por casi todos que el juego vuelve a recurrir al motor que utilizó Medal of Honor: Allied Assault, es decir, el de Quake III. Si bien es cierto que este motor fue revolucionario en su época, han pasado prácticamente cinco años y, aunque sigue sirviendo, ya hemos visto otros juegos con gráficos mucho mejores que los que nos presenta Call of Duty.

Los gráficos, aunque no brillantes, son muy buenos. Pero hay una descompensación bastante notable entre personajes y vista en primera persona con los edificios, siendo los primeros bastante sobresalientes y los segundos algo anticuados ya, sobre todo si nos fijamos en los edificios destruidos y vemos los agujeros y grietas en las paredes.

Aunque últimamente contemos con equipos más potentes que hace unos años, los menos afortunados aún seguirán notando ciertas ralentizaciones en determinadas situaciones con un número grande de personajes en pantalla o con muchos efectos de fuego y humo, como por ejemplo cuando tenemos que derribar los stukas.

También podemos echar de menos esos vídeos introductorios a los que nos tenía acostumbrados Medal of Honor, ya que aquí no pasaremos de un mapa comentado por nuestro superior.

MÚSICA Y FX

Si hubo algo referente a este apartado que fue criticado en los Medal of Honor fue el hecho de que las voces estuvieran en inglés y no traducidas al castellano. Así que han tenido en cuenta esto y han doblado las voces de nuestros compañeros, permaneciendo las de nuestros enemigos del Eje en alemán. El sonido de los disparos y de los impactos de los mismos son también extraordinarios. Incluso con unos cascos podremos apreciar los silbidos de las balas pasando a un palmo de nuestra cabeza y de dónde vienen, por lo que con un sistema 5.1 o superior es prácticamente como estar allí corriendo de pared en pared evitando las balas.

Respecto a la música, simplemente nos acompaña en nuestra constante lucha, aunque casi no destaca ya sea por calidad o por conseguir crear tensión.

CONCLUSIÓN

Un gran juego que da un soplo de aire fresco al tan últimamente trillado tema de la Segunda Guerra Mundial. Tendremos tanto misiones de pura acción como de algo de espionaje.
También tendremos un gran modo multijugador que rivaliza con el de Medal of Honor, Return to Castle Wolfenstein e incluso con los de Battlefield o Day of Defeat, con varios modos de juego para todos los gustos.

Si eres un gran seguidor de los juegos de la Segunda Guerra Mundial no puedes dejar escapar Call of Duty, ya que, sin duda alguna, ha sido el más sobresaliente de este año 2003.