Warning: opendir(../imagenes/ps2/prince/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo para PlayStation 2 - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SkaZZ el lunes, 29 de diciembre de 2003

Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo
  • Fecha de salida: Noviembre de 2003
  • Desarrollador: Ubi Soft
  • Distribuidor: Ubi Soft
  • Plataforma: PlayStation 2
  • Género: Acción
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo en amazon.es con grandes descuentos!

Prácticamente, él creó el género de plataformas que conocemos hoy en día. El genio detrás de este príncipe es un hombre conocido como John Mechner que, a pesar de haber transcurrido casi quince años, han vuelto a dar vida a un clásico personaje. Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, comienza introduciéndonos en un asalto del Príncipe al palacio de un emir rival. Durante el saqueo, el personaje encuentra una daga y un enorme reloj de arena. El visir logra engañarle y el Príncipe une ambos artefactos. Consecuencias: se liberan las arenas del tiempo, las cuales convierten en monstruos a todos los que encuentran a su paso; bueno, a todos no, el Príncipe, el visir y una chica llamada Farah siguen en sus cabales. El argumento del juego, soberbio, va aumentando a medida que el juego avanza, conociendo poco a poco la verdad sobre la historia de las arenas del tiempo.

El juego une, en todos los casos, a varios juegos dignos del género. Obviamente no sólo nos referimos al Tomb Raider de Lara Croft; también denotan Super Mario 64 e ICO, además de la nostalgia cedida por su antepasado Prince of Persia.

EN LO MÁS RECÓNDITO DE PERSIA...

El diseño de los escenarios es apabullante. El entorno tridimensional por el que se mueve el Príncipe es grandísimo, tanto en espacios abiertos como cerrados, de proporciones imposibles. Asimismo, visitaremos el interior y exterior del Palacio, con vestíbulos gigantescos, salas igual de grandes, comedores, jardines; y, por supuesto, zonas exteriores como son los "baños" -una zona fría llena de cataratas- o los abismos sin fin. En ellos nos encontraremos con las típicas trampas, puentes, escaleras y mecanismos de los que nos serviremos, aunque, en realidad, el propio Príncipe puede servirse de casi el 90% del entorno para superar los obstáculos que se interponen en su camino.

Los puzzles del juego son sencillos, aunque no por ello serán fáciles de resolver. La mayoría son del tipo mover una palanca, equilibrar unos pesos, esquivar rocas... además de los saltos y acrobacias. Éstos son realmente importantes. El Príncipe podría acabar él solo con todos los agentes Smith, ayudar a Solid Snake o enseñar movimientos nuevos a Sam Fisher. El Príncipe puede correr por las paredes, caminar pegado a los muros, rebotar en las paredes, saltar alternativamente de pared en pared para subir o bajar. El movimiento, gracias al pad, es muy sencillo.

ADEMÁS, ACCIÓN

A parte de las trampas que tenga el Palacio, ya sean naturales o artificiales, también habrá enemigos. El Palacio está plagado de soldados y civiles convertidos en monstruos debido a las arenas del tiempo. En este sentido, Ubi Soft ha dado un paso de gigante. Los combates, que tampoco son excesivos, son espectaculares. El manejo es muy sencillo y trae múltiples posibilidades: el Príncipe puede apoyarse en un enemigo, dar una vuelta y atacar a otro, rebotar en una pared y aturdir a un tercero mientras, de paso, clava su daga en el primero para abatirle. Es un ejemplo, pero las posibilidades son muy variadas. Eso sí, los enemigos sólo pueden ser destruídos gracias a la daga mágica. Esto no significa que el resto de las armas no acaben con ellos, lo que se consigue es aturdirlos. Cuando claves la daga en un enemigo, ésta se carga -las cargas van aumentando a lo largo del juego-. Dichas cargas luego pueden ser usadas para controlar el tiempo.

El control del tiempo es esencial en Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo. Gracias a la daga, podemos hacer avanzar el tiempo, ir a la velocidad de la luz -casi podríamos llamarlo un "modo berseker"- e, incluso, hacer retroceder el tiempo. Esta última opción es muy interesante porque te sacará de más de un apuro como, por ejemplo, tu muerte. No es que sea tampoco una opción original, pero es que jamás se ha visto que funcione tan bien en este tipo de juegos.

El Príncipe no estará sólo en su aventura, la princesa Farah, hija de un maharajá, traída como esclava a Persia, ayudará al Príncipe en su aventura. No podrás controlarla, pero sin ella el Príncipe no podría avanzar en muchas situaciones. Dispone además de un arco con el que nos ayudará cuando vengan enemigos.

MELODÍAS ORIENTALES

La música está presente en todos los escenarios del juego, además de grandes efectos de sonido: el viento, el agua, el graznido de los pájaros -también afectados por las arenas del tiempo, por cierto-, el sonido de las trampas, la caída de las piedras del Palacio. Una gran variedad. Las melodías son típicas, muchos sonidos que parecen haber sido traídos de Persia por Mechner y su equipo de desarrollo.

El juego está perfectamente doblado y traducido al castellano. Han hecho un gran trabajo, tanto en los comentarios del Príncipe -muchas veces realmente divertidos- como en los de Farah. Por fin escuchamos al Príncipe hablar en las situaciones más desesperantes como en sus breves descansos, todos ellos poniendo verdadero énfasis por los actores de doblaje.

EXTRAS

Para terminar, el juego en su versión de PlayStation 2 cuenta con extras incluídos. Existe una zona llamada Prince of Persia I, un remake del original que podrás jugar cuando hayas completado el juego. Seguramente, el juego esconde muchas más sorpresas, pero deberás ir descubriéndolas y, para ello, tendrás que hacerte con este gran título.

A todas luces, el Príncipe ha regresado de un largo viaje; Lara Croft debe de empezar a temblar, porque tiene toda la pinta de que el Príncipe viene dispuesto a ser el próximo Rey.