Warning: opendir(../imagenes/ps2/indycar/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de IndyCar Series para PlayStation 2 - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por Pepet el martes, 9 de septiembre de 2003

IndyCar Series
  • Fecha de salida: Junio de 2003
  • Desarrollador: Codemasters
  • Distribuidor: Codemasters
  • Plataforma: PlayStation 2
  • Género: Velocidad
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra IndyCar Series en amazon.es con grandes descuentos!

La Indy Racing League es un campeonato automovilístico muy famoso en los Estados Unidos. La CART últimamente está teniendo problemas con los patrocinadores y con las principales marcas de motores de esta competición, como son Honda y Toyota, que han llegado a pasarse a la IRL. Aquí en España no hay mucha afición a las competiciones americanas de circuitos óvalos, pero sin duda es un gran juego para los que buscan la máxima adrenalina, mezclado con espectaculares accidentes y largas pruebas de resistencia donde el jugador tendrá que buscar la concentración, los reflejos, la estrategia, y la paciencia. Codemasters se ha atrevido con las competiciones americanas y desde luego no ha decepcionado.

GRÁFICOS

Gráficamente podríamos decir que es correcto, los monoplazas están bien reproducidos aunque las texturas de los neumáticos tienen un aspecto diferente, como si de dibujos animados se tratara, pero por lo demás está todo bien.
El entorno también está suficientemente bien, la enorme cantidad de público en las gradas de los circuitos de la Indy Racing League es difícil de representar, pero los de Codemasters lo han conseguido, habrá mucha gente a tu alrededor y veréis como os hacen fotografías.
En el modo campeonato veréis unas animaciones un poco sencillas, pero que no podemos pedir más en un juego de carreras. Por lo demás todo bien, las texturas de las nubes, las marcas de los neumáticos en el asfalto, los detalles de los edificios y gradas, etc. Al entrar en los boxes, un total de ocho mecánicos estarán esperando tu llegada para repostar y cambiarte los neumáticos; una animación muy buena. Nada comentar más del apartado de gráficos, en general todo bastante bien.

MÚSICA Y FX

Empezaremos con la música del menú. La elegida ha estado muy acertada, un tipo de música muy característico de las competiciones del otro lado del charco, y que ya hemos escuchado en otros juegos, como por ejemplo en los juegos de Nascar.
Comenzamos la carrera, el sonido de los motores es muy real aunque en las repeticiones se nos hace un poco pesado al ser el mismo sonido en todos los monoplazas, aun habiendo dos marcas de motores, Chevrolet e Infinity (marca deportiva de Nissan en Estados Unidos). No obstante, en las carreras de verdad de la Indy Racing League el sonido que escuchamos es muy parecido, y también se nos hace un tanto pesado, al igual que pasa en el juego.
En el menú encontraremos un modo de juego llamado Masterclass, en él, deberemos seguir los pasos de un locutor que nos enseñará cada uno de los componentes de los monoplazas, y que si no hacemos mucho caso de los que nos explica, lo tendremos crudo para luego pasarnos las pruebas de la Masterclass.
El comentarista también lo tendremos presente en cada comienzo de una carrera del modo campeonato, que nos introducirá las principales características de éste y nos sugerirá qué tipo de alerón, neumáticos, etc. deberemos elegir para el monoplaza. Mientras estamos en una carrera, el jefe de mecánicos de tu equipo te avisará de si ha habido un accidente o de si no te queda mucho combustible y tengas que entrar en boxes; todo con una voz claramente enviada por radio.

JUGABILIDAD

Sin duda alguna el punto fuerte de IndyCar Series, las emocionantísimas carreras de la IRL están perfectamente representadas en el juego de Codemasters. Como ya comentaba en la introducción, las principales características que debe tener el jugador son la paciencia (sobretodo si jugamos en recorrido completo), los reflejos (en determinadas ocasiones deberás esquivar a los monoplazas que te encontrarás delante de ti destrozados a causa de algún accidente), la concentración (un mínimo error en tu conducción hará estampar tu monoplaza contra la vaya de protección y el consiguiente abandono), y por último la estrategia (en el modo recorrido completo o incluso en mitad de carrera tendrás que dar muchas vueltas sobre un mismo circuito óvalo y un simple error en la estrategia te hará estar fuera del podio).
La conducción del monoplaza es muy real, y tendrás que ser muy habilidoso si no quieres destrozar tu bólido. Pero no solo hay que estar atento a los demás participantes que se te ponen por medio, también hay varios componentes que puedes modificar mientras estás en carrera (según el nivel de dificultad). A la izquierda de la pantalla se muestra el desgaste de los neumáticos y si las ayudas electrónicas (control de tracción y asistente de velocidad) están activadas o no. A la derecha de la pantalla aparecen dos barras verticales y un recuadrito, en una de las barras se muestra el rebufo y en la otra el nivel de subviración y sobreviración. Y en el cuadradito donde figura un número 4, podremos aumentar hasta 7 para una mayor velocidad punta pero a la vez un mayor consumo de combustible. A parte de esto, en las opciones del menú principal hay una opción muy interesante, podemos activar o desactivar la inteligencia artificial automática. Si lo activamos, los conductores AI se ajustarán a nuestra habilidad.

CONCLUSIÓN

Resumiendo, un juego más que bueno para los que prefieren la máxima simulación, combinado perfectamente con adrenalina y accidentes espectaculares donde los reflejos y la paciencia junto con una buena estrategia harán que seas el número uno de la Indy Racing League. Un juego con muchas opciones de dificultad y que a pesar de la poca afición española a la IRL, no decepcionará a los fanáticos de las cuatro ruedas.