Warning: opendir(../imagenes/pc/monkey3/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de The Curse of Monkey Island para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SkaZZ el lunes, 16 de marzo de 1998

The Curse of Monkey Island
  • Fecha de salida: Noviembre de 1997
  • Desarrollador: Lucas Arts
  • Distribuidor: Erbe
  • Plataforma: PC
  • Género: Aventura Gráfica
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra The Curse of Monkey Island en amazon.es con grandes descuentos!

El nombre de Ron Gilbert es conocido por todos porque es el inventor del SCUMM (Script Creator Utility for Maniac Mansion), un interface para aventuras gráficas que le dio tanta fama y beneficios a la vieja LucasArts -antes LucasFilm Games-. Además, él es el creador de la saga de piratas más famosa del mundo. Los personajes como Guybrush, Elaine y LeChuck son prácticamente sus hijos y son conocidos prácticamente en todo el planeta. Nos referimos a Monkey Island.

Guybrush Threepwood aparece en medio del Caribe después de haber escapado del Parque de Atracciones Maldito de LeChuck, escribiendo su diario y divagando sobre su pasado y su enigmático futuro. Con rumbo perdido, llega a la Isla Plunder, una isla gobernada por los pollos y que está siendo atacada por LeChuck. Curiosamente, Elaine también es la gobernadora de esta isla. Guybrush es atrapado y encerrado en una bodega, pero logra huir con la ayuda de su viejo amigo Wally -al que LeChuck le había comido el coco- y destruir a LeChuck... ¿o sigue vivo? En el barco, en plena huida, Guybrush coge un anillo de diamantes con el que le pide en matrimonio a Elaine. Sin embargo, él no sabía que ese anillo tenía una maldición y Elaine queda convertida en una estatua de oro maciza. Para colmo, acaba en manos de unos piratas, cuya tripulación no es más que un puñado de monos. Más problemas para Guybrush, aunque su ingenio siempre estuvo más afilado que su espada. El guión no tiene nada que ver con Ron Gilbert, tan sólo se le menciona como creador. Así pues, no podemos decir que el guión nos guste mucho. Es más, nos parece algo flojo. Casi todo el juego es un calco de los anteriores -como la lucha a insultos-, el quinto capítulo -"El Beso del Mono Araña"- es totalmente absurdo y aún no le hemos encontrado la lógica. ¿De quién es la culpa? Obviamente de la directiva de LucasArts. En esta aventura podrás reconocer a viejos amigos como Stan o la Señora del Vudú que, como siempre, ayudarán a nuestro héroe en su misión.

De todos modos, The Curse of Monkey Island es una belleza gráfica sin igual. Parece como una película de dibujos animados muy divertida. Quienes hayan jugado a MundoDisco II sabrán de lo que les hablamos. Usando técnicas de "antislashing" para que no se vean los píxeles, la suavidad de movimientos, así como los movimientos faciales, son increíbles. Toda una belleza tecnológica. El interface también ha cambiado. Ahora todos los gráficos se ven a pantalla completa, aunque sigue habiendo aquello de los "puntos calientes", que al pulsar, saldrá un doblón con tres opciones básicas. Los escenarios son tremendos. La mayoría animados, podemos ver desde la Isla Plunder, la Isla Blood e incluso Monkey Island al final. Todos son geniales y siempre con grandes dosis de humor.

La música siempre corre a cargo de Michael Z. Land y eso es garantía de calidad. De nuevo, podremos oír los fantásticos ritmos caribeños. Además, ahora están en sonido digital y es una verdadera gozada. Los efectos de sonido son, como siempre, muy divertidos al estilo de gags; aparte de los típicos como pisadas sobre la arena, madera o los quejidos, ladridos, etc. Como siempre, LucasArts ha traducido sus productos al castellano, incluyendo las voces. Sí, ahora podremos oír la voz de Guybrush, Elaine, LeChuck, Stan -este hombre siempre sale- y otros miles de personajes muy bien doblados. También puede ponerse la opción de subtítulos, para esos momentos de oscuridad y de vicio intenso en el que no debe de molestarse a los familiares. El sistema empleado es el clásico Imuse, que permite hacer un cambio suave de melodías entre pantalla y pantalla.

Donde el juego falla es en la jugabilidad, muy pobre y muy fácil. El guión es un calco de The Secret of Monkey Island -la primera entrega-, incluyendo la indumentaria de Guybrush. A parte de puzzles incomprensibles como el del quinto episodio, el juego se hace extremadamente corto. Por si fuera poco, el final es también muy corto y no hace merito al juego.

De todos modos, si sois monkeyadictos, no os podéis perder esta entrega...