Warning: opendir(../imagenes/pc/war3/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de WarCraft III: Reign of Chaos para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SkaZZ el viernes, 23 de agosto de 2002

WarCraft III: Reign of Chaos
  • Fecha de salida: Julio de 2002
  • Desarrollador: Blizzard
  • Distribuidor: Vivendi
  • Plataforma: PC
  • Género: Estrategia
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra WarCraft III: Reign of Chaos en amazon.es con grandes descuentos!

Hay pocas compañías que consigan lo que Blizzard ha conseguido en todos estos años. Obviamente nos referimos a títulos con calidad -StarCraft, Diablo, WarCraft-. Ahora, Blizzard nos sorprende con un nuevo concepto de estrategia que va a cambiar el rumbo de la misma, WarCraft III: Reign of Chaos.

Quien haya jugado con los anteriores títulos podrá manejarse más o menos con el juego. Pero este juego, supera a todo lo visto hasta hoy. Primero hay cuatro razas disponibles totalmente diferentes, tanto en unidades como en estructuras como en modo de juego. Ellas son los típicos humanos y orcos, a los que se le suman los no-muertos (undead) y los elfos oscuros. Cada uno tiene sus propias historias e intrigas que se mezclan. Sin embargo, donde destaca el juego es el manejo de los héroes. Estos podrán recoger tesoros que les darán ventajas, además de que estos podrán subir su nivel y ganar magias únicas por cada héroe. ¿Son importantes los héroes? Mucho, prácticamente son esenciales en cada misión. Además de las cuatro razas, encontrarás por las cercanías ciertas bestias tales como trolls de los bosques, gnolls o wargos, que van por libre; además de bandoleros, etc. La historia del juego, en general, empieza con una breve introducción que te acerca al modo de juego, luego sigue por las eternas traiciones de la luz a la oscuridad.

La raza de los orcos y de los humanos son las típicas que salían en anteriores ediciones. Tienen algunos cambios, pero no cambian absolutamente nada. Para el jugador inexperto son las más sencillas. Los no-muertos ya son otra historia completamente diferente. Para los jugadores de StarCraft, son una mezcla entre Protoss y Zerg. Es decir, deben de expandirse sobre terreno infectado, pero los edificios se invocan, no es necesario tener a alguien cercano para construir el edificio. Además, extraen oro muy rápidamente, además de expanderse a la misma velocidad. Los elfos oscuros son los más complicados de manejar, aunque también tienen unidades muy poderosas y fuertes. Las unidades máximas son noventa, lo que limita algo el juego, pero influye notablemente en el uso que le des al héroe. El juego ya no tiene batallas navales, básicamente porque casi no hay agua en los mapas y por el reducido número de tropas.

Gráficamente, WarCraft III es una pasada. Tanto en los modelos de los personajes, totalmente en 3D, como en los fondos. Los héroes tienen caras propias, incluso visto de cerca. Los edificios parecen tener coherencia con respecto a las tropas, y hasta los árboles son geniales. Cada raza tiene un modelado único y espectacular, muy al estilo "warcraft". El juego tiene muchas escenas animadas creadas con el motor del juego, muy bien hechas y que tienen conexión directa con la historia. Eso sí, las escenas renderizadas (que, por cierto, usan el DivX para ocupar menos espacio) son sencillamente tremendas. Superando con creces las vistas en Diablo II o StarCraft, el movimiento del pelo, pétalos cayendo, choque de ejércitos o resurrecciones de demonios, son de un realismo que enmudece.

Respecto al sonido, WarCraft III sigue siendo fiel a melodías medievales que encuadran con el juego, y le dan un toque especial. Además, no resultan nada repetitivas, pues hay un extenso número de melodías a escuchar que no cansa nada al jugador. En cuanto a la música, es bastante más destacable en las escenas cinemáticas. Tanto las voces como los textos están grabados completamente en castellano, y muy bien por cierto. Es genial escuchar al héroe Arthas cuando va a matar a... bueno, eso ya lo veréis en el juego.

La jugabilidad es genial. Al menos, en modo un sólo jugador, es más que divertido; es adictivo. No podrás dejar de jugar ni de mirar las escenas para enterarte de lo que está pasando. Además, el jugador deberá buscar por el mapa criaturas que eliminar para conseguir tesoros para nuestro preciado héroe. A esto, también, hay que añadirle la mejor dirección de las unidades en grupo y de la IA de las mismas. Ya no veremos los ataques de cien contra cien, sino que uno debe de especializar y actualizar a sus tropas, para formar un grupo fuerte. Ten en cuenta de que las razas son diferentes y, por lo tanto, las estrategias para crear estos objetivos son radicalmente distintas de un lado a otro.

Por último, el modo multijugador es bastante bueno. La conexión a Battle-Net es limpia y clara, sin ningún tipo de complicaciones. Incluso los jugadores novatos no se perderán en infinidad de menús. Ahora, el modo de los equipos se eligen desde el principio de una forma cómoda, así como el color del jugador. Eso sí, en cuanto puedas, bájate el último parche para notar algunas diferencias muy notables, sobre todo en velocidad de conexión.

Como véis, Blizzard ha vuelto a resolver la papeleta a su favor, mejorando incluso lo visto en la "beta" del juego. La estrategia, ya tiene su propio dueño...