Warning: opendir(../imagenes/pc-psychonauts/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Psychonauts para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el miércoles, 6 de septiembre de 2006

Psychonauts
  • Fecha de salida: Febrero de 2006
  • Desarrollador: Double Fine
  • Distribuidor: THQ
  • Plataforma: PC
  • Género: Plataformas
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés

¡Compra Psychonauts en amazon.es con grandes descuentos!

Tim Schafer es de sobra conocido por los seguidores de las aventuras gráficas. No en vano ha dirigido dos de los mejores títulos que han visto la luz, no ya como aventuras sino a nivel global: Day of the Tentacle y Grim Fandango.
Años después, más independizado del género que tantas alegrías le (nos) ha dado, el antiguo trabajador de LucasArts vuelve a la carga con un juego que parece haber pasado sin pena ni gloria por las estanterías de todo el mundo. ¿Es merecedor de tal rechazo? ¿Ha "pinchado" el Sr. Schafer con Psychonauts?

ORIGINALIDAD MADE IN SCHAFER

Razputin es un niño como otro cualquiera (si obviamos su aspecto, claro, pero es algo que afecta a todos los seres que pueblan el particular mundo de Psychonauts). Todos los niños tienen un sueño, y Razputin no puede ser menos: quiere convertirse en Psychonaut, un agente especial capaz de introducirse en las mentes de la gente y utilizar poderes psíquicos. ¿Y qué mejor lugar para convertirse en un Psychonaut que un campamento de verano especializado en su entrenamiento? Así que Raz no pierde un instante e inicia su adiestramiento.
Al poco de llegar, sucesos extraños tienen lugar en el campamento. Los niños, uno tras otro, empiezan a presentar ciertas... deficiencias mentales.
Por casualidad, Razputin descubre una pista que lo conduce a la aterradora verdad: alguien está robando los cerebros de los alumnos con fines no especialmente honorables. Para colmo, parece que ninguno de los Psychonauts está disponible para resolver la situación, así que a Raz no le queda más remedio que tomar las riendas por sí mismo.

Aquéllos que ya hayan probado otras obras de Tim Schafer conocerán perfectamente su estilo: argumentos, en esencia, sencillos pero rodeados de un entorno, unos personajes y una puesta en escena que los hace absolutamente únicos. Psychonauts no es la excepción. Tim Schafer logra, una vez más, que una sencilla historia de rescate alcance unas dimensiones y una profundidad asombrosas.
Lo más fundamental a destacar es que las clásicas "mazmorras" de este tipo de juegos no son otra cosa que las mentes de los distintos personajes que nos iremos encontrando. A medida que vayamos avanzando nos veremos obligados a meternos en la mente de los personajes con los que nos crucemos para poder seguir progresando.
Estos niveles ponen de manifiesto la absolutamente ilimitada creatividad de Schafer, dando un auténtico recital de espectáculo imaginativo. Así pues, tan pronto nos encontraremos en la mente de un familiar de Napoleón liderando la batalla de Waterloo como en la de un pintor fracasado cuya ira y angustia interior están representadas por un gigantesco toro llamado El Odio que nos perseguirá por todas partes.
Como broche a todo esto, éste es un elenco de personajes impresionante, con el sentido del humor característico del diseñador y que tanto hemos disfrutado en sus otros juegos.

GRÁFICOS

El surrealismo del mundo de Schafer también impregna el apartado gráfico. Personajes con diseños exagerados y caricaturescos, criaturas de lo más extrañas...
Sin ser un apartado absolutamente apabullante, técnicamente hablando, presenta un acabado final y global envidiable, con unos diseños dignos de la mejor película de animación.

SONIDO

Schafer vuelve a unirse a Peter McConnell, igual que ya hizo en Grim Fandango, para ponerle la música a su juego. Cualquiera que haya seguido su trayectoria sabrá que el nombre de este músico es sinónimo de calidad. Si bien en este caso la música no destaca especialmente, salvo un par de temas, calza a la perfección con todo lo que ocurre y hace que veamos y oigamos lo que viene de la pantalla como un todo perfectamente encajado e inamovible.

Pero si algo destaca especialmente, es el trabajo interpretativo. Si bien el juego no está traducido ni doblado a nuestro idioma, disfrutar de las voces inglesas no tiene precio. Todos y cada uno de los actores que ponen voz a los personajes hace un trabajo soberbio, sin excepción alguna. Una simbiosis espectacular en todos los aspectos, y que muy difícilmente un doblaje a otro idioma podría haber igualado.

JUGABILIDAD

Psychonauts se controla como cualquier típico juego de plataformas, con la variación de que podemos interactuar en todo momento con cualquier personaje para dialogar con él, cual aventura gráfica, y disfrutar de los maravillosos diálogos y chistes.

Al principio del juego no dispondremos de ningún poder psíquico, pero a medida que avancemos nuestro repertorio aumentará hasta disponer de una gran variedad. Desde rayos de energía hasta un globo telepático para ayudarnos a flotar y a correr, pasando por la telekinesis o el control mental.
Si bien al principio el juego se nos plantea como un plataformas casi puro, unos pocos niveles después empieza la lluvia de variedad. Cada nivel es, literalmente, un mundo. No hay cabida para la monotonía o el aburrimiento. En uno podemos estar botando en una discoteca y en el siguiente haciendo de Godzilla. Obviamente, todos los niveles mantienen un estándar en cuanto a desarrollo, pero el juego logra transmitirnos la sensación de que nada se repite.

Como ya se ha dicho, el título se presenta en sus primeras etapas como un plataformas más sencillo y clásico, pero lo bueno empieza un poco después. Por lo tanto, aquellos jugadores menos familiarizados con este tipo de juegos puede que tengan más problemas, curiosamente, en el tramo inicial que más adelante, cuando se comienza a dar mucha importancia al diálogo y a la exploración.
Psychonauts es, por lo tanto, una pequeña mezcla de géneros. Plataforma, aventura gráfica, acción... pero, al contrario de lo que suele pasar con estas cosas, el resultado es perfecto, con una integración de cada una de sus partes pocas veces, o nunca, vistas.

DURACIÓN Y DIFICULTAD

No se trata de un juego especialmente largo o difícil, aunque es posible que algún tramo se nos llegue a resistir y nos cueste pasar de él. En cualquier caso, una dificultad asequible y, en general, bien equilibrada, alternando inteligentemente momentos fáciles con otros más complicados.
No obstante, pese a no disponer de excesivas horas de duración, Psychonauts es tan variado que, al acabarlo, nos da la sensación de haber hecho absolutamente de todo, que ya poco más se podría meter en el juego sin repetirse. Además, siempre podemos dedicarnos a buscar los secretos que alberga el campamento.

CONCLUSIÓN

Tim Schafer lo logra de nuevo. Un juego único, con una originalidad prácticamente imbatible. Una historia excelente, unos personajes y diálogos fantásticos y un desarrollo imposiblemente más variado son las señas de identidad de este juego. Desgraciadamente, Psychonauts no ha sido traducido a nuestro idioma. Muchas personas agradecerán incluso que no haya sido doblado para disfrutar de las voces originales, pero una buena traducción es algo muy importante, y más después del gran retraso en su lanzamiento en Europa. Así pues, los que no dominen el idioma de Shakespeare tendrán problemas para seguir la historia y captar los ingeniosos chistes y juegos de palabras que tanto caracterizan a este diseñador. Los que se sientan cómodos con el inglés, no tienen excusa alguna para no jugarlo.