Warning: opendir(../imagenes/pc/dods/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/customer/www/ludoskopos.com/public_html/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Day of Defeat: Source para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el jueves, 29 de septiembre de 2005

Day of Defeat: Source
  • Fecha de salida: Septiembre de 2005
  • Desarrollador: Valve
  • Distribuidor: Valve (Steam)
  • Plataforma: PC
  • Género: First Person Shooter
  • Textos: Castellano
  • Voces: Inglés

¡Compra Day of Defeat: Source en amazon.es con grandes descuentos!

Con la tardía llegada de Half-Life 2 se anunció un nuevo Counter-Strike, Counter-Strike: Source, que salió prácticamente a la par, y una nueva entrega de Day of Defeat. Tras prácticamente un año de espera, Day of Defeat: Source está disponible para ser descargado vía Steam.

La diferencia entre el "original" Day of Defeat y la versión Source, es prácticamente análoga a la de Counter-Strike y su versión Source, y, por supuesto, a la de Half-Life y Half-Life 2.

Así pues, con esta ansiada entrega, podremos revivir en nuestras pantallas la Segunda Guerra Mundial -desde cualquiera de los bandos- al igual que lo hacíamos en el juego original, aunque, por supuesto, con la misma física e impresionantes gráficos que nos mostró Half-Life 2.

GRÁFICOS

Obviamente, lo primero que salta a la vista es el enorme avance gráfico que ha sufrido el juego, y es que estamos haciendo una comparación de motores con ocho años de diferencia. Sinceramente, no encontraremos nada especialmente nuevo respecto a lo que vimos en Half-Life 2, lo que no quiere decir que el acabado gráfico de DoD: Source sea genial.

No hay más que ver los modelos de los personajes, las armas, o incluso los mapas, para darnos cuenta de que estamos, prácticamente, ante una película jugada de animación. Los acabados son suavísimos y realmente fieles, si bien quizás los trajes de los personajes son demasiado lisos, aunque no carentes de detalles.

Sin embargo, sí encontramos un cambio bastante importante respecto a Half-Life 2: el famoso HDR (High-Dynamic Range). Gracias a esta tecnología, de la que muchos no podrán disfrutar o no podrán permitírselo, podremos contemplar asombrosos reflejos en el agua y efectos de luz que rivalizan con la realidad.

Y, por supuesto, están presentes en el juego deliciosos detalles como el reflejo en la mira del rifle de francotirador, los salpicones de sangre –mención especial a un tiro en la cabeza con un rifle- y los efectos de humo y polvo, que, de hecho, influirán en el propio juego.

MÚSICA Y FX

Nuevamente nos vemos obligados a realizar una comparación con sus padres, Half-Life 2 y Day of Defeat original, en este apartado. No encontraremos prácticamente más de lo que hemos visto en Half-Life 2, aunque sí se han cuidado de perfeccionar detalles respecto a Day of Defeat, como voces redobladas, un nuevo tema musical en el menú, sonidos más realistas y un atronador disparo de las MGs, que ahora se harán conocer en gran parte del mapa.

JUGABILIDAD Y CAMBIOS

Aquí vamos con la parte más polémica de esta versión Source. Tras un año, era de esperar que los desarrolladores no hayan estado de brazos cruzados, por lo que no veremos un Day of Defeat portado a un nuevo motor sin más, sino un juego prácticamente nuevo, que, obviamente, toma sus bases de su antecesor.

Lo primero que vemos son cambios en las clases que podemos elegir. Podría hacerse, haciendo un poco la vista gorda, una analogía entre las clases del Ejército de los Estados Unidos y las de la Wehrmacht –pues no se ha incluido aún al Ejército Inglés-, de la cual sacamos las seis clases de cada bando: el Rifleman, el Asalto, el Apoyo, el Francotirador, el Ametrallador y el Lanzacohetes.

Vemos cambios en el armamento de cada una de las clases, y es aquí donde empieza la polémica, pues se han quitado pistolas, se han añadido granadas y otras herramientas que cambia el nivelaje entre clases, quedando, en algunos casos, algo en entredicho. Así pues, concretamente, al Rifleman se le ha arrebatado la pistola y se le ha dado la posibilidad de usar su rifle para lanzar las granadas, pudiendo lanzarlas con mayor puntería y más lejos, pero quitándole la posibilidad de cebarla. Además, se le ha quitado el culatazo/bayonetazo y se ha añadido una vista en segunda persona similar a la que puso de moda Call of Duty y que también pudimos ver en Brothers in Arms.
Vemos en el Asalto que, además de su arma principal, la pistola y la granada de fragmentación, se le ha añadido una granada de humo que resulta realmente útil e innovadora, creando nuevas posibilidades de juego y estrategias, y dando, posiblemente, cierta ventaja a esta clase sobre otras, dado lo variado de su arsenal.
Y, posiblemente, el punto más polémico en cuanto a clases, venga dado por la inclusión de un arma secundaria, una carabina, en el Lanzacohetes, haciendo capaz a esta clase de ser una clase de combate como las demás, en vez de un apoyo para cumplir ciertos objetivos; esto da cierta sensación de Quake.

También hay que destacar una asombrosa y realista refección de los hitboxes, gracias a los cuales ya no es posible, en la mayoría de los casos, matar a un enemigo con plena salud de un tiro en el pie, sea el arma que sea con la que disparemos. Además, una modificación más realista de los retrocesos y los conos de dispersión hacen más difícil el strafeo –andar de lado- y disparar sin perder puntería.

Con todo lo visto, se hace claramente constatable que DoD: Source innova en gran medida respecto a su predecesor y lo hace, si cabe, más realista –excepto en ocasiones-, lo que sugiere un mayor trabajo en equipo y sabia distribución de clases.

Se ha añadido también una pequeña recompensa al bando ganador de un Fullcap –capturar todas las banderas-, que consiste en que podrán seguir moviéndose y disparando, mientras que el bando perdedor estará indefenso, lo que da unos cuantos segundos para poder acabar con la escoria perdedora, si bien esto puede ser un poco humillante. Quizás, para hacer esto más cachondo, se podría haber hecho que sólo se pudiesen realizar ataques cuerpo a cuerpo (palas, cuchillos, puñetazos...) durante estos segundos.

Por último, hay que señalar que la primera versión tiene sólo cuatro mapas, lo que puede antojarse un repertorio algo corto. Para más INRI, hay un molesto bug que hace que, en determinadas partes de los mapas, al contactar con otro jugador, ambos se queden pillados y sólo puedan agacharse, saltar y disparar.

CONCLUSIÓN

Day of Defeat: Source no es un simple lavado de cara de DoD, sino que va más allá e innova bastante, ofreciendo cambios lo suficientemente sustanciales como para hacerlo muy interesante, tanto para los veteranos como para los que nunca han jugado al DoD original.

Está claro que aún quedan muchos defectos por pulir –véanse bugs-, muchos mapas por añadir, además de nuevos ejércitos –obligado el británico, y quizás, por qué no, algún día, el ruso, el japonés y/o el italiano- y posiblemente ajustar y nivelar las clases. Pero esto, gracias a la plataforma Steam, se irá haciendo poco a poco, con lo que es de esperar que en unos meses tengamos uno de los mejores juegos multijugador ambientados en este catastrófico evento.

Por último, es criticable el hecho de tener que pagar cerca de $20 para poderlo jugar -máxime cuando CS: Source fue gratuito- salvo si eres poseedor de una versión oro o plata de Half-Life 2.