Warning: opendir(../imagenes/pc/punisher/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/delcaste/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de The Punisher para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el sábado, 30 de abril de 2005

The Punisher
  • Fecha de salida: Marzo de 2005
  • Desarrollador: Volition
  • Distribuidor: THQ
  • Plataforma: PC
  • Género: Acción
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra The Punisher en amazon.es con grandes descuentos!

La vida de Frank Castle cambió el día en que su familia fue asesinada. Una parte de su alma murió también. Lo que quedó dedicó el resto de su vida a la venganza contra la escoria del mundo; Frank Castle renació como El Castigador.

¿Es un héroe? ¿Un loco obsesionado? Sus métodos son rudos y brutales, a base de aterrorizar los oscuros corazones del mundo criminal, impartiendo justicia a cada malvado al que le puede poner las manos encima.

El Castigador se mueve en un mundo que todos conocemos, un mundo oscurecido por la guerra, el crimen, la crueldad y la injusticia. Él no tiene superpoderes, salvo su feroz inteligencia, años de experiencia en combate y una determinación de hierro de vengarse del gran agravio de su familia.

¡OH NO! ¡ES PUNISHER! ¡NOS VA A MATAR A TODOS!

La gente no sabe muy bien quién es Frank Castle, aunque conoce a la perfección a The Punisher. Por mucho que los periódicos y los medios de comunicación se empeñen en tergiversar la realidad, los chicos malos saben muy bien que donde termina la justicia, estando Punisher en la ciudad, empieza el Castigo.

Desde el asesinato de su familia, Castle sólo vive para impartir justicia, aunque a su particular modo. Para él las cárceles no tienen sentido; toda la justicia se puede impartir a partir de una sola base: si eres culpable, estás muerto.

Es por este motivo por el que The Punisher es, básicamente, un mata-mata en tercera persona en el que tendremos que ir matando a todos los villanos con los que nos vayamos cruzando, ya sean simples drogadictos o bien mafiosos como los Gnucci, los Yakuza o los hombres de Kingpin.

Para llevar a cabo tan honesta cruzada, contaremos con un inmensísimo arsenal traído directamente de Vietnam –donde Frank Castle luchó y se hizo con el manejo de las armas- entre los que encontraremos todo tipo de armas como fusiles de asalto, escopetas, rifles de francotirador, pistolas, revólveres, bazookas e incluso un lanzallamas.

El modo de lucha es, normalmente, a tiro limpio, sirviéndonos de todo tipo de objeto para cubrirnos de los disparos enemigos –pues los combates llegan en ocasiones a proporciones de veinte contra ti- e incluso podemos usar a uno de los enemigos como escudo humano. Tras unos cuantos tiros, más o menos certeros, podemos optar por un método más económico a la par que peligroso: las muertes rápidas, consistentes en ponerte pegado a un enemigo y meterle dos leches con la culata, cortarle el cuello con un cuchillo (genial, incluso los enemigos cercanos sufrirán arcadas ante tan sanguinario espectáculo), atizarle veinte porrazos con una barra de hierro que hemos encontrado e, incluso, cortarles la cabeza con una katana.

Merece la pena hacer mención al tiempo bala con el que THQ han dotado a Punisher. Como en Max Payne, nuestros enemigos se moverán más lentos, pero además todo se volverá en tonos de grises a modo de censura, y nuestras clásicas armas serán reemplazadas por certeros y mortíferos cuchillos arrojadizos con los que podremos matar a nuestros enemigos de una forma mucho más elegante y fácil.

HABLA O MUERE

Éste es, posiblemente, el aspecto más novedoso e interesante del juego. Podemos coger a cualquier enemigo e interrogarle, ya sea para conseguir algo de información, o simplemente para recuperar algo de vida (sí, interrogar es una de las pocas formas de recuperar vida). Cuando tengamos a nuestra presa subyugada, podremos interrogarle de cuatro formas elementales: poniéndole una pistola en la sien, a base de puñetazos, ahorcándolo poco a poco y destrozándole la cara contra el suelo.

Conforme avanza el juego, iremos encontrando partes del escenario con las que hacer interrogatorios de una forma más amena, la cual nos dará más puntos, si bien es más difícil conseguir interrogarle con éxito y evitar que se nos vaya la mano, lo que terminará con la vida de nuestro rehén y con toda esperanza de obtener la información que tenía para nosotros.
Como ejemplo de estos interrogatorios especiales, podemos citar amenazar a nuestra víctima agitando una estantería de cuchillos que cuelga sobre su cabeza, ir acercando su cara a una hélice en movimiento, suspenderle en un precipicio agarrándole por el cuello o ir metiéndolo poco a poco en una trituradora. Son sólo unos pocos ejemplos.

El modo de conseguir que hablen es estresarles con los métodos que ya hemos descrito arriba. Para representar este estrés, veremos una barra dividida en tres partes, siendo la central en la que debemos mantener el marcador –a base de balanceos de ratón- durante tres segundos seguidos. Si nos pasamos de rosca y subimos el marcador hasta el final de la barra, tanto Punisher como su juguete pagarán las consecuencias, ya que éste morirá, mientras que el protagonista perderá algunos puntos, además de la información, como ya se ha dicho.

EXTRAS

Ya hemos hablado varias veces de "conseguir puntos". Esto no es para -como en los juegos antiguos- poner nuestro nombre al finalizar el juego, sino para ir desbloqueando habilidades para el protagonista, tales como mayor capacidad de munición o añadir silenciadores. Pero lo más interesante de todo esto es poder ir desbloqueando contenido extra sobre el personaje del cómic original y la película, ya sean algunos artworks, bocetos e incluso cómics.

A medida que vayamos avanzando en el juego, y mientras más alta sea la dificultad en la que lo hagamos, podremos ir desbloqueando todo este material, además de ir desbloqueando, también, modos nuevos para las misiones y otros extras que podréis usar en el propio juego.

GRÁFICOS

Este apartado, lejos de ser malo, no destaca demasiado. Debido a su enorme parecido en todos los aspectos –desde, más o menos, el guión, hasta el modo de juego, con su tiempo bala, pasando por los propios gráficos- con Max Payne, se hace inevitable comparar este juego con el de Remedy, ya sea la primera o la segunda parte. Y es por culpa de esta comparación por la que el juego sale algo malparado, pues, aunque ambos usan el motor Havok, The Punisher, siendo bastante más nuevo que Max Payne 2, hace un uso de él bastante inferior, tanto en efectos de física como en los resultados gráficos.

Los escenarios, un poco simples, están invadidos de enemigos cuyo modelado se ha pasado bastante por alto, ya que, si lo comparamos con el de los personajes principales –sobre todo el de Castle, con un acabado que rivaliza con el del propio Max- podemos ver que apenas son unos monigotes vestidos de distintas formas –muy en especial los Yakuza- aunque bien es cierto que varían bastante: varios tipos de soldados Gnucci, de Yakuza –mención especial a los regordetes y a los de armadura- y de soldados rusos, entre otros.

Cabe también criticar –si bien esto no es culpa de los desarrolladores- la censura a la que se ha visto sometida el juego en las partes más violentas, ya descritas arribas, tapándolas todas con un molesto velo negro con estelas blanquecinas.

MÚSICA Y FX

He aquí un apartado bastante sobresaliente del juego. A parte de una magnífica banda sonora –que, sobre todo, se hace notar, y mucho, en el menú-, encontramos unos efectos de disparos y choques bastante logrados.

Sin embargo, el juego destaca sobremanera en su perfecto doblaje. El protagonista, los agentes de policía, los villanos grandes e incluso los enemigos de a pie cuentan con un doblaje digno de película, siendo, desde siempre, con altibajos, una cosa excepcional encontrar este tipo de doblajes de tan extraordinaria calidad en los videojuegos aparecidos en España.

CONCLUSIÓN

Encontramos un título consolero típico, aunque esta vez podemos jugarlo en nuestro PC. El juego, aunque tiene algún puzzle –por llamarlo de alguna manera- con una dificultad mínima, es prácticamente un avanza y dispara en el cual, a veces, podremos dejar de lado las balas para pasar a las ejecuciones e interrogatorios, lo que le da un poco de variedad al juego, si bien tanto la temática mata-mata como los interrogatorios pueden hacer del juego algo muy monótono.

El título, por supuesto, está recomendado para los amantes del cómic, para los amantes de la violencia sin límites o, simplemente, para los que gustan de poder disparar a todo el que se mueva sin tener que preocuparse de romperse la cabeza para poder seguir avanzando y así poder impartir justicia a base de plomo.