Warning: opendir(../imagenes/pc/commandos3/images/): failed to open dir: No such file or directory in /home/academ96/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 72

Warning: readdir() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /home/academ96/public_html/ludoskopos.com/analisis/veranalisis.php on line 73
Análisis de Commandos 3: Destination Berlin para PC - Ludoskopos
portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por SodLogan el domingo, 27 de marzo de 2005

Commandos 3: Destination Berlin
  • Fecha de salida: Octubre de 2003
  • Desarrollador: Pyro Studios
  • Distribuidor: Eidos Interactive
  • Plataforma: PC
  • Género: Estrategia
  • Textos: Castellano
  • Voces: Castellano

¡Compra Commandos 3: Destination Berlin en amazon.es con grandes descuentos!

Último capítulo de la exitosa saga Commandos de Pyro Studios que ha maravillado al mundo tanto dentro como fuera de nuestro país. La evolución iniciada con la segunda parte continua en esta última entrega que pone la guinda a la saga, ofreciendo misiones mucho más dinámicas, intensas y espectaculares

GRÁFICOS

Commandos 3 lleva al límite el clásico estilo gráfico de la saga. A primera vista, puede que no se note un claro avance respecto a la segunda parte, realmente lo que se ha hecho es depurar y pulir lo que ya se tenía, es decir, escenarios exteriores pre-renderizados e interiores 3D, esta vez con cámara absolutamente libre. El resultado es que los personajes y escenarios se ven y mueven mejor que nunca, con un acabado impecable.
Pero, como ya se ha dicho, el cambio de verdad no se apreciará apenas empecemos, será cuando el juego nos deleite con espectaculares secuencias como la explosión del puente, el increíble bombardeo en Stalingrado o el mismísimo desembarco de Normandía, cuando nos daremos cuenta del auténtico avance en este aspecto. Explosiones, aviones cayendo, edificios derrumbándose, soldados volando por los aires, morteros abriendo fuego... situaciones inimaginables en Behind Enemy Lines son ahora una realidad y no queda más que quitarse el sombrero y disfrutar de estas impresionantes escenas.

MÚSICA Y FX

La fantástica banda sonora de Commandos 2 ha sido actualizada para la ocasión así que disfrutaremos de maravillosos temas nuevos, similares a los ya escuchados, a la vez que rescatamos alguno más antiguo que nos recordará las batallas pasadas. El resultado no puede ser mejor ya que, mientras jugamos a Commandos 3 nos dará la sensación de estar oyendo "lo mismo pero distinto" de antes, una música grandiosa y espectacular. Además, si tenemos en cuenta el alto grado cinematográfico que tiene este último capítulo, resulta evidente que se necesitaban unos temas musicales a la altura y así ha sido. De nuevo un éxito.

Aunque en los anteriores de la serie los efectos de sonido estaban muy bien, no había muchas ocasiones en los que pudieran lucirse por el estilo tranquilo y pausado que ha caracterizado siempre a los Commandos. Ahora que seremos testigos de numerosas explosiones, bombardeos y enormes tiroteos, podremos deleitarnos con efectos de película que llenan los altavoces de una forma realista e impactante.

Y si las situaciones, efectos sonoros y la música es de película, el doblaje no se queda atrás. Nuestros soldados son doblados por actores de la talla de Jordi Brau -Robin Williams, Tom Cruise-, Antonio García Moral -Kevin Spacey- o José Padilla -al que los fans de Los Simpson reconocerán por ser la voz del director Skinner-, y varios más que quedan sin mencionar. Un reparto de lujo, con voces que cualquiera reconocerá al momento y que ayudan aún más a meterse en las misiones, proporcionando unos diálogos maravillosos.

No obstante, si se mira la saga globalmente, resulta un poco molesto el comprobar que en cada capítulo las voces del grupo han ido cambiando por completo, algunos incluso han perdido el acento que antes tenían, como el espía -acento que, por otro lado, no debería haber tenido, al decirse que el personaje habla con total fluidez varias lenguas-. De cualquier forma, viendo la calidad de este último trabajo, el tema se olvida rápidamente y no representa mayor problema.

JUGABILIDAD

La interfaz ha sido modificada pero, al contrario que en los otros cambios, no creemos que haya sido para mejor. Commandos siempre se ha caracterizado por ser totalmente intuitivo, al cabo de un rato jugando ya lo teníamos todo dominado. Este nuevo capítulo carece de la rápida familiaridad que proporcionaban los anteriores y fundamentalmente, esto se debe a la eliminación casi total de las teclas de acceso directo a las distintas acciones: tenemos un botón de forzar disparo, arrodillarse... y poco más. Si queremos cambiar rápidamente de arma, el único método disponible es un pequeño sistema de ciclos; un botón que lo que hace es ir pasando por todo nuestro armamento hasta que demos con lo deseado. Desde luego, nada que ver con la gran variedad de teclas de acceso directo que tenían sus antecesores, una para cada utensilio.
Si bien es cierto que esta reducción de teclas puede beneficiar a los menos expertos, que podrían verse confusos ante esa gran cantidad de botones, es igualmente cierto que para los antiguos jugadores de la saga es un obstáculo molesto durante las primeras horas de juego. Por suerte, en un Commandos no necesitamos andar cambiando continuamente de armas pero aún así puede entorpecer al jugador en un primer momento.
Probablemente esto se haya hecho para que no diera la sensación de ser un refrito del Commandos 2, para que se notara que la saga se actualiza, y el gesto es de agradecer aunque es una pena que no sea tan perfecto como antes. Eso sí, tras un tiempo de juego uno ya se ha familiarizado por completo aunque el proceso sea un poco más largo que en los anteriores.

La esencia del control, eso sí, sigue igual que antes. No se han añadido acciones especiales ya que, sinceramente, no hacen demasiada falta, pero sí se ha unificado el grupo mediante la eliminación de algunos personajes. Así pues, debemos despedirnos del conductor, personaje que por otro lado había perdido prácticamente su identidad ya en Commandos 2, quedando convertido en una especie de artificiero light, manejando determinados materiales explosivos como los cócteles molotov. Dichos materiales han pasado finalmente al control absoluto del artificiero en este capítulo. Otros personajes, ya casi totalmente secundarios en Commandos 2, como el perro Whiskey, Natasha o la rata Spike, tampoco harán aparición.
Así pues, el grupo ha quedado reducido a los seis fundamentales: boina verde, francotirador, buzo, artificiero, espía y ladrón; aunque a la hora de la verdad podría decirse que son cinco ya que el buzo sólo sale en una misión, y bastante corta.

Como ya se ha mencionado al principio, Commandos 3 es un juego mucho más dinámico y rápido que los anteriores. Muchas misiones carecen de sigilo y se basarán en tender emboscadas sobre la marcha, aunque hay otras en las que sólo dar la alarma significa fracasar. Como otra gran novedad, tenemos alguna misión contrarreloj, en la que deberemos mezclar sigilo con fuego intenso para que no nos maten pero a la vez nos dé tiempo. Como se puede ver, hay más variantes de juego que antes y se alternan constantemente de modo que es difícil que se nos haga repetitivo.
Un soplo de aire fresco para que no nos aburramos de hacer siempre lo mismo, aunque no debemos olvidar que la esencia que siempre ha caracterizado a estos juegos ahí sigue y en ningún momento se pierde el factor estrategia.

DURACIÓN Y DIFICULTAD

Muchos las pasaron canutas con Behind Enemy Lines y más aún con Más Allá del Deber, en Men of Courage la dificultad era más ajustable pero sin duda había descendido respecto a los anteriores. Para Destination Berlin se ha eliminado la opción de elegir dificultad y se ha limitado a un solo nivel. En este aspecto, podría decirse que se encuentra en un término medio entre la primera y la segunda parte, aunque es un poco inestable ya que alterna misiones bastante difíciles y largas con otras fáciles y cortas, posiblemente también intentando dar algo de variabilidad al jugador para que no se le haga monótono. Al principio da la sensación de ser un juego muy complicado de terminar, pero una vez nos acostumbramos por completo a la interfaz la cosa se vuelve más controlada aunque, como es típico, probablemente aún necesitemos varios intentos para determinados casos.
Es una lástima que se haya eliminado la opción de elegir nivel de dificultad ya que siempre viene bien para ajustar el reto que el juego nos ofrece y prolongar su duración.

Commandos 3 se divide en tres, cuatro si contamos el tutorial, pequeñas campañas ambientadas cada una en una determinada zona y momento de la Segunda Guerra Mundial. Así pues, tenemos campaña en Stalingrado, que también incluye una estancia en la mismísima Berlín, otra en Europa central y una campaña final en Normandía que concluye con el correspondiente desembarco. Cada una de estas campañas contiene un pequeño puñado de misiones, enlazadas totalmente entre sí y que alcanzan su mejor momento en la campaña de Europa central, la más larga, equilibrada y variada.

La duración está por debajo de lo que nos tienen acostumbrados. Se puede acabar en unos pocos días sin problema, sobre todo si tenemos en cuenta que los escenarios son bastante más pequeños que antes, aunque se trate de algo totalmente intencionado. A esto hay que sumarle que se han eliminado las puntuaciones y rangos de final de misión así que tampoco podremos intentar superar nuestras propias marcas. Resumiendo, es un juego corto pero muy intenso y emocionante por lo que no será raro jugarlo más de una vez. Tampoco debemos olvidar la opción multijugador en la que podremos competir contra otros y la posibilidad de buscar distintas maneras para completar la misma misión -aunque esto último está más limitado también respecto a los primeros Commandos-.

CONCLUSIÓN

Commandos 3: Destination Berlin pone el broche de oro a una de las sagas españolas más exitosas de la historia, si no la que más. Se nota que ha habido un esfuerzo para no ofrecer un simple refrito, proporcionando un estilo de juego distinto y con situaciones nunca vistas antes en un Commandos. La interfaz queda un poco por detrás de la de Commandos 2 pero con un poco de práctica se subsana el problema y tanto el apartado gráfico como sonoro son formidables. Lo único que realmente se le puede reprochar es que es corto, especialmente si lo comparamos con los anteriores, pero no es suficiente para empañar el resultado final. Un digno desenlace para una de las sagas más entretenidas de los videojuegos que no se debería dejar escapar.