portada
noticias
ludoteca
avances
análisis
imágenes
reportajes
guías
trucos
foros
rss

Redactado por Jéssika Córdoba el miércoles, 10 de diciembre de 2008

Siren: Blood Curse
  • Fecha de salida: Noviembre de 2008
  • Desarrollador: Sony
  • Distribuidor: Sony
  • Plataforma: PlayStation 3
  • Género: Aventura
  • Textos: Castellano
  • Voces: Inglés

¡Compra Siren: Blood Curse en amazon.es con grandes descuentos!

Tras su lanzamiento hace algún tiempo en el servicio online de Sony, PlayStation Network, y una vez disipadas las dudas de su estreno en un formato físico, por fin podemos disfrutar bajo el nombre de Siren: Blood Curse del esperado pseudoremake del primer Forbiden Siren (nombre que hasta ahora tuvo la saga por estas tierras). Un juego que nos devuelve a la pesadilla de la entrega original, pero con protagonistas occidentales y un lavado de cara gráfico.

Un survival con historia

En el año 2004, vio la luz el primer Siren, un obra de Keiichiro Toyama, el famoso creador de la exitosa saga de Konami, Silent Hill. En aquella ocasión, Toyama presentó un trabajo original y un planteamiento del terror distinto a lo que estábamos acostumbrados a ver en obras más convencionales como Resident Evil o la pionera y lovecraftiana Alone in the Dark.

Para empezar, el juego tenía un sabor más oriental, ahondaba en las leyendas y miedos de los rústicos pueblos pesqueros japoneses. En la aventura controlábamos a diez personajes, tan dispares como una estudiante de primaria, un sacerdote, una conocida actriz, el médico local, etc. Todos ellos quedaban atrapados en una remota aldea, llamada Hanuda, con la que tenían sin saberlo un trascendente lazo de unión.

Al igual que en aquella entrega, el nuevo Siren: Blood Curse se desarrolla también en Hanuda, pero, esta vez, los protagonistas son occidentales, perdiendo identidad y carisma con relación a la primera parte. Controlamos en total a siete personajes (entre ellos una niña), cinco americanos, un habitante del pueblo y una extraña sacerdotisa también extranjera.

Por otra parte, como en un principio se trataba de un producto descargable, las misiones son esta vez más cortas. Además, las acciones que realizamos con un personaje no repercuten en las misiones de los demás, como sucedía en las otras entregas, con lo cual, el desarrollo se torna un poco más lineal. Eso sí, en el transcurso de los objetivos, podemos encontrar distintos archivos, fotos, recortes de periódicos y objetos que nos acercaran un poco más a descubrir la verdad de este misterioso pueblo y que aportan cierto aliciente jugable.

Por su parte, la dificultad está muy ajustada, resultando en comparación con el primer Siren demasiado fácil. De hecho, es frecuente pasar sin muchos obstáculos los 12 diferentes niveles, y bastante rápido. El control de los personajes se ha suavizado mucho, y ya no resultan tan estáticos y torpes. Ahora, en la lucha cuerpo a cuerpo salimos airosos sin tener que recurrir a mantenernos siempre oculto (por lo que se pierde un poco el factor sigilo). Aunque, eso sí, en algunos momentos, tenemos que usar la habilidad llamada "vista ajena" (gracias a la cual vemos a través de los ojos de los enemigos) para seguir los pasos de los shibitos y conseguir llaves y herramientas que nos ayuden para pasar al siguiente escenario. Como novedad, en algunos momentos, el juego hace uso del sensor de movimiento del Sixaxis, para incorporarnos cuando somos abatidos o para impedir que los shibitos abran algunas puertas.

También tenemos a nuestra disposición un variado número de armas, tanto de fuego, como escopetas o revólveres, como utensilios cotidianos: sartenes, cuchillos de cocina, rastrillos y variados objetos para trabajar en el campo.

Apartado técnico

Los gráficos de Siren: Blood Curse han sido mejorados, ya no son tan toscos y sus animaciones resultan más fluidas. De igual forma, los personajes están bien diseñados, son bastante realistas y muy expresivos. Los escenarios por su parte, aunque son mayormente reciclados del capitulo original, presentan un acabado más cuidado. Por desgracia a veces resultan demasiado oscuros, incluso para tratarse de un juego de terror. Aunque por otra parte, la ambientación está muy conseguida: hay escenarios ensangrentados, oxidados, realmente espeluznantes que consiguen introducirnos en el terror y el miedo de nuestros protagonistas.

La banda sonora, aunque no tiene mucha presencia, es inquietante y ayuda a incrementar la atmosfera de la obra. El doblaje resulta bastante curioso: los nativos de Hanuda hablan en su idioma y los extranjeros en inglés, habiendo excepciones como Howard Wright, quien habla un poco y torpemente japonés. A nuestro país, llega como de costumbre en subtítulos en castellano.

CONCLUSIÓN

Forbidden Siren debuta rebautizada en PlayStation 3, pero sigue siendo el mismo juego de terror que ya disfrutamos en la anterior máquina de Sony. De hecho, el juego no deja de ser una puesta al día de la primera parte, pero con nuevos personajes y, como es lógico, un apartado gráfico mejorado para la ocasión. Las misiones han perdido algo de complejidad (sobre todo por la rebaja en la dificultad), pero sigue dando bastante miedo, que es de lo que se trata. Además, cuesta menos de 30 euros. No es excepcional, pero gustará a los usuarios de PS3 amante del terror, que pocas opciones más tienen.